jueves 11 de agosto de 2022
Importaciones restringidas complican a las economías regionales.

Importaciones restringidas complican a las economías regionales.

Importaciones restringidas complican a las economías regionales.
El «semáforo» que elabora el área de Economía de Coninagro advierte que, por ese motivo, el sector no puede aprovechar los buenos precios reinantes para varios de sus productos. También los complica la falta de mano de obra y la sequía que afecta a varias zonas productivas.
El relevamiento de las 19 economías regionales que confecciona el área de Economía de CONINAGRO, mostró en junio (en base a datos de mayo), que continua suba de costos y siguen viéndose las bajas productivas por el clima desde principios de año. «Los productores buscan amortiguar estos efectos con cambios en los planteos para ahorrar insumos y llegar al momento de cosecha o faena. Los precios corren a la par de la inflación y los costos aproximadamente 20 puntos por encima del año pasado. En resumen, sigue siendo un momento delicado para las producciones regionales», advirtieron.
En este marco, las producciones regionales «no pueden aprovechar los buenos precios reinantes para varios de sus productos por problemas derivados de las restricciones a las importaciones impuestas por el gobierno nacional, por falta de mano de obra o por la sequía que afecta a varias zonas productivas».
En ese contexto y de acuerdo con el semáforo de las producciones que elabora Coninagro, la lechería, la producción de mandioca, de yerba mate y la industria forestal se ven afectadas de distinta manera por estas situaciones.
Al respecto, Manfredo Seifert, productor cooperativo de Misiones y consejero de Coninagro advirtió que con las anunciadas restricciones a las importaciones, el sector de la producción forestal está «corriendo serios riesgos en determinadas industrias que requieren insumos importados para sus procesos de agregado de valor». Y alertó: «Hay industrias que están anticipando vacaciones por falta de insumos y si esto no se corrige a tiempo vendrán las suspensiones (de personal)».
Una situación similar es la que atraviesa el sector lechero, que «está con muchos problemas para conseguir y costear insumos como cubiertas, chips para el manejo de los sistemas de pulsado, fertilizantes y semillas ya sea porque no se consiguen o porque las empresas no están queriendo vender», describió Javier De la Peña, miembro del Foro de Lechería de Coninagro.
«El otro problema que tenemos es que la producción láctea está siguiendo los costos de la inflación, aunque los costos internos de lo que usamos para producirla están muy por encima de la inflación», lamentó De la Peña.
De manera adicional, De la Peña señaló que las vacas «no están haciendo picos de producción y esto se debe a la mala calidad de las reservas que tenemos por la mala calidad de los maíces de primera».
«Al haber sido afectados por una época de sequía no tenemos rollos de tanta calidad ni tampoco hay tanto rollo guardado. Están escaseando las reservas y las pasturas no están aportando nada a la dieta de los animales y lo que aportan es de mala calidad y de escaso volumen», explicó.
Por último, en relación a los precios internacionales, el productor lechero indicó que «venían acompañando hasta el mes pasado y ahora han comenzado a caer».
«Vemos que las industrias están exportando en distinta medida y en cuanto al mercado interno, tal cual están bajando la información a nivel nacional, observamos que se está retrayendo el consumo de lácteos», concluyó.
Fuente: Campo Litoral