miércoles 29 de noviembre, 2023

Vinos con identificación geográfica: radiografía de un mercado que ya exporta por U$S 100 millones al año.

“Valle de Uco” y “Patagonia” son las dos IG’s que más litros de vino aportan al mercado nacional y la exportación. Es un rubro que viene con una sostenida tendencia de crecimiento de ventas, según datos del Instituto Nacional de Vitivinicultura.

El caminar por una góndola de supermercado con botellas de vino a la vista puede dejar, de alguna manera, la sensación de conocer más sobre distintos puntos del país a través de la información de cada producto: variedad, clima, sabores, y también su procedencia.

En ese último punto se da por estos tiempos una tendencia en crecimiento. Desde el Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) aseguraron que “la comercialización de vinos con atributos diferenciales va en aumento en todo el mundo, atendiendo una demanda cada vez más exigente”

“Los vinos que hacen referencia a la zona de la cual provienen son muy apreciados por un consumidor ávido de conocer el origen del producto que consume, las condiciones en las cuales éste se produce y el aspecto humano que origina el producto final”, remarcaron.

Por eso señalaron que en este sentido, las ventas de vinos con denominación de origen de Argentina “van en aumento en los últimos años tanto en el mercado interno como en el externo”.

“Es una de las claves para el crecimiento del enoturismo y agregado de valor al producto final, lo que ayuda a mejorar la rentabilidad de la empresa”, graficaron.

¿POR QUÉ IDENTIFICAR UNA REGIÓN?

En base a la Ley 25.163, sancionada en el año 1999 y cuyo decreto reglamentario es el 57/2004, se establece que debe haber un sistema para el “reconocimiento, protección y registro de los nombres geográficos argentinos”, para designar el origen de los vinos y también de las bebidas espirituosas “de naturaleza vínica”.

“Se establecen las siguientes categorías de designaciones: Indicación de Procedencia (IP), Indicación Geográfica (IG) y Denominación de Origen Controlada (DOC), en función de las condiciones de uso que para cada una de ellas fija la ley”, enumeraron.

¿QUÉ SIGNIFICA CADA UNA?

Indicación de Procedencia (IP): “exclusivamente destinada a vinos de mesa y vinos regionales y sólo podrán utilizar esta denominación cuando, como mínimo el 80% de su contenido provenga de uvas producidas y elaboradas en el área de la que lleva el nombre”, explicaron desde el INV.

Indicación Geográfica (IG): “identifica un producto originario de una región, una localidad o un área de producción delimitada del territorio nacional no mayor que la superficie de una provincia o de una zona interprovincial ya reconocida”, indicaron.

Denominación de Origen Controlada (DOC): “identifica un producto originario de una región, de una localidad o de área de producción delimitada del territorio nacional, cuyas cualidades o características particulares se deben exclusiva o esencialmente al medio geográfico, abarcando los factores naturales y factores humanos”, explicaron.

La IG sólo se justificará cuando “determinada calidad y las características del producto sea atribuible fundamentalmente su origen geográfico”. Y queda reservado exclusivamente para los vinos o bebidas espirituosas “de calidad”.

En tanto que la D.O.C también abarca a “los vinos de variedades selectas o bebidas espirituosas de origen vínico, calidad superior, que desarrollan por la influencia del medio natural y del trabajo del hombre, caracteres cualitativos particulares que les confiera personalidad distinta al resto de los producidos aún en condiciones ecológicas similares”.

Martín Hinojosa, presidente del organismo, explicó la diferencia entre ambas al momento de determinarse a Victoria, Entre Ríos, como una Identificación Geográfica en 2021: “Las IG’s son una tendencia mundial, no solo aquí en Argentina”.

“Tal vez en Europa se potencia un poco más el terroir (la zona, únicamente), pero nosotros potenciamos también la variedad, una combinación, y por eso la IG es más importante que la DOC. Esta es más restrictiva y no incluye al varietal”, comparó.

PROCEDENCIA Y CONSUMO

“La comercialización de vinos con IG y DOC va en aumento desde el año 2019. La tendencia indica que de 2015 a 2018 el volumen enviado al mercado fue en disminución, repuntando a partir del año 2019, con un crecimiento del 119% en el período 2018-2022”, afirmaron desde el INV.

Y el año pasado, destacaron, se vendieron 39 millones de litros de este tipo de vino, lo cual representó el 3,6% del total de vino comercializado.

“Esa participación en el año 2018 era del 1,6%. En los últimos cinco años (2018-2022) han aumentado las ventas de vino tanto con IG (+115%) como con DOC (+774%)”, argumentaron.

PANORAMA EXPORTADOR

Las más utilizadas en 2022 fueron Valle de Uco (41%), Patagonia (13%), Valles del Famatina (8%) Valles Calchaquíes (7%) y Mendoza (7%), mientras que la DOC más utilizada es Luján de Cuyo.

“Luján de Cuyo fue la única DOC que se exportó en 2022. El principal destino en volumen fue Brasil (41%), seguido por Perú (13%) y Colombia (10%)”, afirmaron. En IG’s se exportaron mayormente a Reino Unido (22%), Estados Unidos (10%), Alemania (10%) y Brasil (9%).

“Mientras que el mayor ingreso de divisas proviene de Estados Unidos (23%), Reino Unido (19%), Brasil (9%) y Francia (8%)”, indicaron.

Fuente: Infocampo