viernes 14 de diciembre de 2018
UE y Reino Unido aplazarían el límite de octubre para lograr un acuerdo con el Brexit

UE y Reino Unido aplazarían el límite de octubre para lograr un acuerdo con el Brexit

Bruselas entiende que cuanto más se acerquen las negociaciones a la fecha de salida del 29 de marzo, mayor es la posibilidad de favorecer a los grupos británicos que buscan una salida sin acuerdo y sin pagar la factura.

A ambos lados del Canal de la Mancha, dicen haber acordado acelerar el ritmo de las negociaciones (“Es lo que estamos haciendo”). Siguen afirmando para la tribuna que quieren cerrar un acuerdo por el Brexit en las próximas siete semanas y aseguran: “Estamos trabajando para la fecha tope de octubre”, como dijo el vocero de May, Greg Swift.

Pero por lo bajo, reconocen que es altamente improbable. Reconocen que las negociaciones no avanzan y se plantean ahora otorgarse unos días más hasta mediados de noviembre como máximo. El posible aplazamiento es un indicio de las actuales posiciones británica son irreconciliables.

La “cuestión Irlanda” y la pretensión británica de mantener de algún modo “las conveniencias del mercado común sin ninguna de sus inconveniencias” son de cumplimiento imposible para Bruselas.

La Cumbre de la UE que se inicia el 18 de octubre se había señalado como fecha límite al desvanecerse las esperanzas iniciales de resolver el divorcio para junio pasado.

Este plazo más largo constituye un indicio más de que los negociadores tienen dificultades para avanzar, y el riesgo es que, cuanto más se acerquen las negociaciones a la salida del Reino Unido del 29 de marzo, mayor es la posibilidad de que no haya acuerdo.

El plazo de noviembre implicaría que la UE convocara una Cumbre de emergencia de la UE durante ese mes, pero un funcionario de la UE dijo que no existía un plan firme de hacerlo. Los líderes tienen previsto debatir el Brexit en una Cumbre de Salzburgo a mediados de septiembre y luego nuevamente en la reunión de octubre en Bruselas.

Un encuentro de líderes europeos de centroderecha, que incluirá a la canciller alemana Angela Merkel, a Donald Tusk, presidente de la UE, y al negociador del Brexit por el bloque, Michel Barnier, en Helsinki a comienzos de noviembre podría brindar una importante oportunidad para evaluar la situación poco antes del momento Cumbre.

El equipo de la primera ministra británica, Theresa May, también considera que la UE querrá cerrar un acuerdo por el Brexit para formar un frente unificado con el Reino Unido cuando los líderes se reúnan con el presidente Donald Trump en la cumbre del G-20 a finales de noviembre.

Si vuelve a aplazarse la fecha límite a diciembre, como pretenden algunos funcionarios británicos, que plantean que la fecha tope podría postergarse hasta la cumbre de líderes de la UE que comienza el 13 de diciembre, ambas partes podrían enfrentar situaciones muy extremas que podrían obligarles a ceder un terreno al que hoy no están dispuestos o abandonar definitivamente las conversaciones.

Los británicos también enfrentan su “hora de la verdad” ya que el Parlamento vuelve de su receso y la presión de la opinión pública se va inclinando peligrosamente a favor de permanecer en la UE.

Pero Theresa May no está dispuesta a atender el reclamo de sus ciudadanos: “Dije que sin acuerdo, la situación no sería un camino de rosas, pero no sería el fin del mundo… He dicho desde el primer momento que no tener acuerdo es mejor que un mal acuerdo”.

Los comentarios de May contrastan con el negro panorama que Philip Hammond, su secretario de Hacienda le presentó en una nota al presidente del Comité del Tesoro del Parlamento, Nicky Morgan, donde advertía que de no conseguirse un acuerdo, la producción económica proyectada se reduciría un 7,7% y sumaría 80.000 millones de libras (u$s 103.000 millones) al endeudamiento público para 2033.

Fuente:  Marco Trade