viernes 24 de noviembre de 2017
Simplifican trámites a Pymes para préstamos, impuestos y exportaciones

Simplifican trámites a Pymes para préstamos, impuestos y exportaciones

En la Argentina pasan cosas increíbles a la hora de generar empleos y mayores ingresos para las empresas. Si una industria cuenta con posibilidades de exportar, es probable que quiera solicitar una línea de crédito. Para obtener esa dinero, la normativa indica que tiene que pasar por el Registro Industrial de la Nación (RIM). Allí, el municipio en que está radicada la empresa también tiene voz y voto. El crédito queda siempre “en trámite”, con muchas posibilidades de obstáculos legales. Eso le pasa a las compañías argentinas.

El ministerio de Producción presentó ayer un plan de “simplificación administrativas” para que todos los que quieran exportar (o importar) puedan hacerlo en menos pasos. Hubo, al menos, cuatro casos como el antes descripto de firmas ubicadas en el municipio de Malvinas Argentinas. Las empresas desistieron de proyectos productivos porque no les salió el crédito por desidia municipal.
Para traer una línea de producción de envasado de conservas, una compañía debía esperar un año y medio. Lo mismo le pasaba a una automotriz o una cárnica, El ministerio de Producción promete que ese plazo se acortará a 45 días.
Cualquier empresario Pyme se topó con cantidad de inconvenientes a la hora de arrancar. Al inicio, tiene que ir al banco, abrir una cuenta, sacar el CUIT (en la AFIP) e inscribirse en la ley de sociedades. Todo eso está por cambiar: con el solo paso por la AFIP, alcanzará para el resto.
Para sacar un producto de la Aduana, las empresas enloquecían por el “rojo normativo”, es decir que no podían conseguir ni un enchufe sin pasar por una serie de inspecciones. La desburocratización implica que ese proceso sea más ágil. “Si un enchufe ya fue homologado por una entidad internacional competente, no es necesario que la Aduana argentina lo vuelva a hacer”, grafican los funcionarios de producción.
Las empresas podrán iniciar los trámites ante el ministerio de Producción por correo electrónico. Aunque todavía no se llegó, el próximo paso es que puedan examinar la evolución de su expediente “on line”. Quieren que en la web del ministerio, tanto los Pymes como cualquier empresa puedan ir chequeando el estado de su pedido, incluso chateando con operadores virtuales y después reales.
El “silencio por la positiva” implica que las empresas tendrán razón, a menos que el Estado objete. Por ejemplo, la reinversión de utilidades para nuevas inversiones. Ese mecanismo permite pagar menores impuestos a las Ganancias. Hoy, el sistema se traba. El “silencio por la positiva” supone que la AFIP le cobrará menos Ganancias a las empresas por “default”. Si el Estado encuentra alguna objeción fraudulenta, lo hará a saber.
La actividad productiva está llena de normativas, que se van acumulando. Los empleados estatales temen antes de dar su aprobación a algún trámite iniciado por las empresas, ya que una acusación por no haber seguido las normal puede derivar en una causa judicial.
El ministerio de Producción apuesta a darle vencimiento a la actual normativa, para que caduque en un plazo de 4 años. Luego, vendrá un reordenamiento general de esta maraña administrativa.

Fuente: Clarín.com