sábado 18 de septiembre de 2021
Reunión del Mercosur: regresa la discusión por aranceles y se diluye la flexibilización «a la uruguaya».

Reunión del Mercosur: regresa la discusión por aranceles y se diluye la flexibilización «a la uruguaya».

Reunión del Mercosur: regresa la discusión por aranceles y se diluye la flexibilización «a la uruguaya».

La discusión de los grandes temas del Mercosur se aproxima nuevamente. El próximo 22 de septiembre, se reunirá el Grupo de Mercado Común (GMC), y junto a la posibilidad (lejana pero existente) de un acuerdo por aranceles con Brasil, quedó clausurada la posibilidad de que este país apoye a Uruguay en la flexibilización del bloque.
Fuentes diplomáticas aseguraron a BAE Negocios que “en la agenda que presentó Brasil, no figura la flexibilización”, que es ni más ni menos que la posibilidad de que países del Mercosur firmen acuerdos con otras naciones o bloques en forma unilateral. La política de la administración oriental de Lacalle Pou apunta a iniciar una serie de conversaciones con contrapartes bajo la premisas de abrir mercados, aunque esto lo prohíbe el tratado constitutivo de Asunción en su artículo 1.

Uruguay siempre apostó al respaldo brasileño para fortalecer su postura y hasta expuso que este apoyo existía. Sin embargo, como relató este medio, las diferencias internas en el gigante sudamericano subsisten ya que a pesar de declaraciones persistentes del ministro de Economía, Paulo Guedes, la diplomacia de Itamaraty no considera la visión de Uruguay.

El otro gran eje es la reducción del arancel externo común del Mercosur, y allí –a partir del cambio en la posición brasileño- podría haber acercamientos para llegar a un consenso. Luego de expresiones en reuniones privadas, el ministro de Economía brasileño, Paulo Guedes, afirmó que propondrá una baja de 10% en el arancel para todo el universo de bienes, en lugar del 20% que esgrimía hasta hace meses, lo que coloca más cercano un acuerdo con la Argentina.

Las fuentes diplomáticas recordaron que durante la presentación de la agenda semestral del Mercosur, Brasil directamente dejó de lado el eje de la flexibilización proclamada por Uruguay, lo que deja casi sin fuerza esta idea. El gobierno de Luis Lacalle Pou apostaba fuertemente a un acompañamiento brasileño en negociaciones “partidas”, y Brasil le “soltó la mano”.

Cambio brasileño
«Vamos a hacer un movimiento moderado pero decisivo: 10% (de arancel externo común) en todas las tarifas, esa es nuestra propuesta», afirmó Guedes ante el parlamento brasileño. Argentina ofreció a Brasil reducir 10% del AEC para los productos primarios para evitar afectar a las pequeñas y medianas industrias ante la apertura importadora.
De todos modos, las chances de un consenso resultan débiles ya que si bien Argentina ofrece un recorte del 10% para el 75% del universo del nomenclador arancelario, excluya toda clase de bienes terminados, al tiempo que Brasil incluye a todos estos últimos.

Ante la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, el polémico ministro -enfrentado con Itamaraty- se posicionó contra Argentina e insistió en recortar al 10% el Arancel Externo Común para todos los productos extrazona, para permitir mayores importaciones y facilitar nuevos acuerdos comerciales sin el consenso de todos los países.
«Brasil es muy grande para estar preso en una jaula. O lo modernizamos (al Mercosur), o Brasil va a romper la jaula, ahora es nuestro momento. Brasil es la mayor fuerza del Mercosur, no es Brasil el que tiene que estar dentro del Mercosur, sino el Mercosur ir hacia donde Brasil va», atacó Guedes, quien en general luego cede a la hora de las negociaciones, en línea con el presidente Jair Bolsonaro.

Fuente: Bae