miércoles 19 de junio de 2019
Para la OCDE, Argentina necesita el impulso de las exportaciones para salir de la recesión.

Para la OCDE, Argentina necesita el impulso de las exportaciones para salir de la recesión.

Para este año, la Organización prevé una caída del 1,8%, mientras que para 2020 proyecta crecimiento del 2,1%. El organismo considera que las elecciones y las políticas macroeconómicas contractivas ponen en riesgo la recuperación.

Para la OCDE, Argentina necesita el impulso de las exportaciones para salir de la recesión
La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) estimó este martes que la economía argentina podrá recuperarse gracias a las exportaciones, aunque vaticinó que el PBI del país caerá 1,8% este año.

«Habida cuenta de que la demanda interna sigue siendo escasa, se prevé que sean las exportaciones las que impulsen la recuperación y que a lo largo de 2019 las tasas de crecimiento trimestrales regresen a terreno positivo», sostuvo el organismo, que integran 36 naciones y tiene sede en París.

Sin embargo, la OCDE consideró que «la disminución de los flujos internacionales de comercio podría limitar la demanda global para las exportaciones argentinas».

Además, estimó que el PBI argentino caerá un 1,8% durante 2019, una décima menos de lo que ese organismo había previsto en noviembre del año pasado.

De todos modos, el organismo revisó a la baja su pronóstico para 2020: durante ese año estimó que la economía argentina habrá dejado atrás «con holgura» la recesión, para crecer un 2,1%.

En este marco, la OCDE consideró que en la Argentina «es necesario seguir avanzado con las reformas estructurales para mejorar la productividad, impulsar las exportaciones y fortalecer el crecimiento. La competencia sigue siendo escasa en muchos sectores, debido a las restricciones domésticas a la entrada de empresas, los obstáculos al emprendimiento y las restricciones a las importaciones».

«El descenso de los precios al consumidor que se obtendría con una competencia doméstica y extranjera más reñida mejoraría el poder adquisitivo de los hogares, en especial el de aquellos con bajos ingresos. Un mejor acceso a insumos intermedios incrementaría la productividad y la competitividad de los productores nacionales, permitiendo a las empresas crear empleos formales y mejor remunerados», agregó.

No obstante, evaluó que hay amenazas que ponen en riesgo la recuperación del país, como las «políticas macroeconómicas contractivas y la incertidumbre política ante las elecciones de octubre de 2019».

Fuente: Ámbito