martes 23 de octubre de 2018
OCDE recalcula perspectivas: Argentina caerá 1,9% este año.

OCDE recalcula perspectivas: Argentina caerá 1,9% este año.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) bajó sus perspectivas de crecimiento para toda la economía mundial para 2018 y 2019.

Sin embargo, la caída más destacada entre las previsiones de mayo pasado y las actuales fue para la Argentina: el organismo estima que la economía local caerá un 1,9% este año.

Hace cuatro meses, en cambio, su pronóstico era que el PBI argentino iba a crecer un 2 por ciento. Para el año que viene, el organismo estima que el país avanzará un 0,1%, frente al 2,5% de crecimiento que había estimado en mayo.

La OCDE atribuye la contracción económica sobre todo al ritmo de la consolidación fiscal y una política monetaria restrictiva, que probablemente se traduzcan, según la organización, en una caída de la demanda doméstica.

Para 2019, augura que el producto interior bruto (PIB) argentino crezca ligeramente, un 0,1 por ciento, muy por debajo del crecimiento pronosticado en mayo (2,6 por ciento).

Pero la Argentina no es el único país latinoamericano con panorama sombrío. México, que el año pasado creció un 2,3 por ciento, avanzará este año un 2,2 por ciento y el próximo un 2,5 por ciento, cifras ligeramente inferiores a las publicadas en mayo.

La OCDE destaca en su informe como factores que impulsan el PIB mexicano la resiliencia del consumo y un entorno externo más favorable. Aun así, la organización advierte de que la economía mexicana “sigue estando muy expuesta a shocks externos”.

Para Brasil, la OCDE también corrigió a la baja sus previsiones, a un 1,2 por ciento para 2018 y a un 2,5 por ciento para 2019, debido, entre otros factores, a la gran incertidumbre sobre las políticas futuras y el efecto de una serie de huelgas sobre la producción.

Panorama mundial

En cuanto a la evolución de la coyuntura global, la OCDE prevé una expansión del PIB mundial de un 3,7 por ciento, tanto para este año como para el próximo, un nivel ligeramente superior al registrado en 2017 pero un poco más bajo que la cifra pronosticada en mayo.

En su informe, la OCDE estimó el crecimiento de la economía mundial para 2018 y 2019 en 3,7% para ambos años. En su último informe en mayo, el organismo con sede en París había estimado un crecimiento de 3,8% para este año y de 3,9% en 2019, pero en su reporte de este jueves dijo que la actividad se ha visto afectada por otros factores desde entonces.

Para el conjunto de los países del G20, el grupo de grandes países desarrollados y emergentes, pronostica una subida del 3,9% en 2018 y del 3,8% en 2019, una y tres décimas menos. Mientras que en la zona euro las previsiones se recortaron dos décimas, hasta el 2 y el 1,9%. El organismo advirtió que hay señales que indican que el avance del PBI global “puede haber llegado a su pico”.

Además de la Argentina, la OCDE señaló que otra de las economías con un escenario complicado es Turquía, cuya economía todavía crecerá un 3,2% este año (1,9 puntos menos) pero solo un 0,5% en 2019 (4,5 puntos menos).

Las previsiones para los Estados Unidos se mantuvieron prácticamente iguales, en el 2,9% este año y el 2,7% el que viene (una décima menos), y no cambiaron para China, con avances respectivos del 6,7% y del 6,4%.

La OCDE sostuvo que las crecientes tasas de interés en los Estados Unidos y la apreciación del dólar estadounidense contribuyeron a la depreciación de la moneda en muchas economías emergentes, entre las que incluyó como las más expuestas a la Argentina y a Turquía, por tener mucho déficit exterior y mucha deuda en moneda extranjera.

La incertidumbre en torno a las políticas comerciales, con los Estados Unidos y China como principales protagonistas de la aplicación de nuevos aranceles, puede estar contribuyendo, según el organismo, a una “ralentización comercial más aguda de lo anticipado”.

En su informe, además, la OCDE destacó que el crecimiento del comercio, el motor detrás del auge global de los últimos años, se desaceleró este año a cerca de 3%, desde el 5% de 2017, debido a que las tensiones entre los Estados Unidos y sus principales socios comerciales están deteriorando la confianza de los inversores.

Fuente: IProfesional