sábado 22 de febrero de 2020
Nueva etapa para el Mercosur: Argentina pierde tres a uno.

Nueva etapa para el Mercosur: Argentina pierde tres a uno.

El nuevo año enfrenta al bloque a nuevas discusiones. A partir de marzo, Uruguay tendrá un nuevo presidente y con él, posiblemente, el país se convierta en un aliado para los planes de Brasil y Paraguay. Sobre ello Sputnik dialogó con el ingeniero Miguel Ponce, experto en comercio exterior argentino.

Una vez más sobrevuela en Uruguay la intención del Gobierno de realizar un tratado de libre comercio (TLC) con un país ajeno al Mercosur. Esta vez la voluntad surgió del presidente electo Luis Lacalle Pou, quien asumirá el mando del país en marzo.

Según divulgó su equipo en un comunicado, el exsenador se encuentra a la espera de una respuesta del Secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, a quien le consultó telefónicamente si un TLC con su país era una posibilidad o no.
«No creo que haya que crear falsas expectativas. Mi pregunta fue: ¿Hay posibilidades? ¿Lo ponemos arriba de la mesa o no? Hasta el momento no hay una respuesta», explicó más tarde Lacalle Pou en conferencia de prensa. Y aclaró que la pregunta ahondaba si el tratado podría ser bilateral o regional con el Mercosur.

Según opinó a Sputnik el ingeniero argentino Miguel Ponce, director del Centro para el Comercio Exterior del Siglo XXI y ex subsecretario de Industria y Comercio, «el presidente electo ha sido muy prudente, preguntando si se podía, y qué inconvenientes tendría». «Esto nos llega y se quiere escuchar con un grado de benevolencia», agregó.

Sin embargo, durante la campaña y luego de su triunfo el futuro mandatario dijo querer una «flexibilización» del bloque comercial que fundaron Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay en 1991. El mismo término había sido utilizado muchas veces y más recientemente por los gobiernos de Jair Bolsonaro en Brasil y Mario Abdo Benítez en Paraguay, y alude a la modificación de la normativa del grupo para permitir que cada socio negocie acuerdos comerciales de forma independiente.

«Mirado desde Argentina, si uno analiza desde lo que podría ser una mirada ideológica, se está empezando a sentir una suerte de tres a uno. Es decir, la posición del presidente argentino, Alberto Fernández, en términos políticos tiene diferencias claras con las del presidente de Paraguay y el de Brasil. Ahora con la asunción de Lacalle Pou se suma un tercero», apuntó.
Para el especialista en comercio exterior, la próxima cumbre presidencial será clave para entender el rumbo futuro del bloque. La reunión, que se realizará en julio en la ciudad paraguaya de Encarnación, traspasará la presidencia pro tempore a Uruguay. Y será el escenario apropiado para hablar de la llamada «decisión 32» o «resolución 32», en la que se establece la prohibición de negociar tratados con países ajenos al bloque.

Fuente: Nacion