sábado 7 de diciembre de 2019
Mignone: «La exportación de servicios es un negocio que crece al 40% anual»

Mignone: «La exportación de servicios es un negocio que crece al 40% anual»

El director principal de PwC, Santiago Mignone, dice que la variedad de servicios que ofrecen los diferencia de la competencia.

Price Waterhouse Coopers (PwC) es una de las firmas de auditoría y consultoría más grande del mundo e integra el grupo de las Big Four junto con Deloitte, KMPG y Ernst & Young. En la Argentina cuenta con una fuerte presencia que se refleja en su dotación de recursos, que asciende a 3.500 personas. En los últimos años redobló su apuesta en el país en exportación de servicios, negocio que representa una facturación de 40 millones de dólares al año.

En una entrevista con Ámbito Financiero, el socio principal y CEO de PwC Argentina, Santiago Mignone, enfatizó: “Tenemos una gama de servicios que es más relevante que la del resto de nuestros competidores”.

Periodista: ¿Cómo se integra la filial argentina al network de PwC global?

Santiago Mignone: En Argentina ofrecemos la misma variedad de servicios que en todo el mundo. El sentido del network es que en aquellos servicios donde uno no tenga la total capacidad, se puede apalancar sobre el network. En general hay un core de servicios que se mantiene. Por supuesto que auditoría e impuestos tienen base internacional y local. Y en consultoría que es donde está la mayor dispersión de servicios; los básicos se repiten en cada país y en la región donde un país no los tiene otro hace de apoyo. Argentina apoya en muchos casos a países más chicos como Uruguay y Bolivia.

P.: ¿Implica que la oficina argentina tiene influencia regional?

S.M.: Argentina es un actor relevante en Sudamérica, pero también lo es Brasil en algunas cosas y Chile en otras áreas. Pero tratamos de complementarnos en lo que podemos en lugar de competir, algo que se podría dar, pero se trata de coordinar esfuerzos. Lo cual suena lógico en el mundo de hoy.

P.: ¿Cómo es el portafolio de clientes en el país?

S.M.: En lo que es auditoría somos la firma número uno en market share. Las empresas más relevantes de Argentina en general son auditadas por nosotros. Y en otras áreas como impuestos o consultoría también tenemos mucha relación con otros clientes. Tenemos relación con casi todas las empresas medianas y grandes del país. Hay servicios que son continuos, como la auditoría, parte del asesoramiento fiscal; hay otros servicios como la consultoría que no necesariamente son repetitivos. Puede ser un servicio puntual. A nivel de auditoría y de impuestos tenemos un lugar de relevancia que nos pone primeros en ambos servicios. Por supuesto, tenemos nuestros competidores que también juegan.

P.: ¿En qué se diferencian?

S.M.: Prestamos los servicios tradicionales (auditoría, impuestos) y luego tenemos la consultoría, con servicios que van desde la estrategia hasta la implementación, que no es un servicio que tiene el común de las firmas. Lo incorporamos hace cuatro años al adquirir a la ex Booz. Tenemos una gama de servicios que yo diría es más relevante que el resto de nuestros competidores. Además, tenemos una cuarta línea de servicios que es todo lo que tiene que ver con la exportación de servicios. Empezamos de cero ese desarrollo en 2010. Hoy ese negocio representa en términos de recursos, unas 1.400 personas sobre un plantel de 3.500 personas que tenemos hoy en Argentina. En rigor, hoy tenemos 1.100 personas en exportación de servicios y estaremos cerrando el año con 1.400 personas. Cuando yo me hice cargo de la firma, en 2015, eran 350 personas. Y en los últimos tres años pasamos a 1.100 personas.

P.: ¿Cómo funcionó este negocio de exportación de servicios?

S.M.: Hicimos una importante inversión, que presentamos en su momento. La idea era llegar a los 1.100 recursos recién a fin de este año. Y llegamos a esa cifra a inicios de este año. La verdad es que ese negocio caminó mejor de lo que preveíamos en ese momento. Y sigue creciendo a un ritmo de 30 o 40 por ciento en los últimos dos o tres años.

P.: ¿Afectó esos planes la aplicación de retenciones?

S.M.: Eso vino después, y también la Ley de Economía del Conocimiento. La ley de alguna manera sirvió como compensación de las retenciones. Estos impuestos son un ruido en el devenir pero confiamos en su transitoriedad. Además, la Ley de Economía del Conocimiento también le pone una estabilidad fiscal que representa un tope a esas retenciones en los 4 pesos que están. Fue una circunstancia de Argentina que esperamos que sea transitoria.

P.: ¿Qué facturación representa este negocio de exportación de servicios?

S.M.: Debe estar en unos 40 millones de dólares más o menos.

Fuente: Ambito