sábado 4 de abril de 2020
Mariano Mastrangelo: El proceso exportador argentino

Mariano Mastrangelo: El proceso exportador argentino

Hoy Argentina tiene una situación embrionaria, de un proceso de exportación que va ir creciendo seguramente en función que se mantengan los precios relativos como están hoy, siendo más beneficiosos para el exterior. Qué significa esto: la moneda se ha devaluado alrededor de 40 pesos a 60, lo que ha aumentado mucho su valor y la inflación no ha corrido ese tamaño en términos porcentuales, lo cual genera que muchos de los precios de los productos que se fabrican en Argentina sean más atractivos para el exterior. Cuando los sectores reclaman devaluación y demás, reclaman está ventana artificial de precios bajos, eso significa que tienen más chances de vender al exterior, aunque sea en una primera instancia por un diferencial de precios, esto no se da en todos los sectores. Tiene mayor incidencia en los productos con valor agregado nacional, si tenemos empresas que tienen productos o insumos importados esos precios tienden un poco a la baja, manteniéndose en general en una línea de flotación bastante alta. Hoy lo que estamos viendo con todos los vaivenes que tiene la economía argentina, donde no logra estabilizarse, se espera que este año la cantidad de las exportaciones sean similares al año pasado alcanzando unos 60 000 millones de dólares, con lo que todavía no ha empezado (proceso embrionario de precios relativos) el impacto de este atractivo, que pueden tener algunos productos para el exterior. A priori el desarrollo de las exportaciones después de un proceso de devaluación no se da de la noche a la mañana, sino que tiene que pasar un tiempo, las empresas tienen que empezar a mirar el mercado exterior como mercado posible, encarar procesos de exportación, cerrar acuerdos – negocios, partiendo de aquí, comenzar a hacer exportaciones. Con este escenario de una moneda devaluada y de una inflación que no corre tanto, será factible que el año próximo se empiece a ver un aumento de las exportaciones argentinas, hoy estamos en igual situación del año pasado en un nivel bajo de ventas al exterior.
Los programas de impulso a las exportaciones se empiezan a diluir cuando la macroeconomía no está estabilizada, con lo cual tenemos allí lo que comentaba antes, un tipo de cambio elevado, unos precios de equilibrio en comparación con el exterior por debajo de la media, con lo cual surge la posibilidad que el mercado exterior sea atractivo, primero para las empresas que no tienen ventas en el mercado interno por la recesión que hay, por lo que deben buscar mercados externos para colocar sus productos y por otro lado el impulso de los precios relativos lo que da un camino natural de búsqueda de negocios en el exterior, las medidas tomadas en términos de encontrar el tipo de cambio y demás, no modifican el escenario.

Relación con el mundo
Los últimos acontecimientos son importantes, el acuerdo con la Unión Europea tiene una etapa de aprobación de los parlamentes de los países que lo conforman, lo cual es un camino muy largo. El acuerdo deberá analizarse en profundad, ya que hay sectores que compiten con el mercado europeo (industria textil, autopartes, mecánica, electrodoméstico) con muchos años de trayectoria lo cual es un tema que habrá que prestarle mucha atención, seguramente hay sectores que se verán muy beneficiados con el acuerdo. El sector de alimentos en muchos de sus países tiene subvenciones en la producción, por lo cual los precios son sensiblemente inferiores. Los acuerdos siempre son importantes porque el mundo funciona por medio de ellos, posibilitando oportunidades entre los países. El mercado europeo es muy grande tiene muchísima producción de primera calidad con industrias que se han desarrollado a lo largo de muchos años, lo que llevara a Argentina a subirse a una competencia importante; ha pasado en el caso ecuatoriano que firmó un acuerdo con la Unión Europa, lo que trajo para el primer año que las exportaciones ecuatorianas subieron , el segundo año aumentaron un poquito menos y el tercer año se estancaron, producto de la competencia que tienen con las empresas europeas con las latinoamericanas, insisto Argentina tiene firmar acuerdos abrir su comercio de manera muy inteligente viendo con que destino tiene complementariedad de manera de poder cuidar ciertos sectores industriales que sabemos que si se liberan los aranceles de importación se les haría muy difícil competir con industrias con mayor historial de producción.
En este nueva etapa la competitividad Argentina tiene que invertir en investigación y desarrollo, es un tema que no da resultados en el corto plazo, las empresas tendrán que estar en una constante mejora de sus productos y procesos, con lo cual es un tema central; después el tema de la inversión, promoción de exportaciones que no solo sea participan en ferias o misiones comerciales, sino que intenten posicionar realmente productos argentinos en el exterior con diferentes herramientas que se han desarrollado poco que tiene que ver con la creación de marcas sectoriales, el trabajo de la construcción de la oferta exportable argentina, el apoyo a la innovación y el desarrollo, para generar un aumento de la competitividad. Del mismo modo y con la misma visión no es lo mismo un apoyo exportador que necesita una empresa que se encuentra en Buenos Aires, que una empresa que está en Rosario o en Salta más allá que sean del mismo sector, las necesidades son diferentes con lo cual el exportador tiene que estar apoyado desde los ámbitos territoriales, todas las empresas tienen diferentes necesidades y las regiones, con lo cual la planificación del impulso exportador tiene que tener un enfoque de desarrollo local esto es un desafío que tiene Argentina. Otras economías latinoamericanas ya lo tiene, donde la promoción de las exportaciones se construyen desde las ofertas, es un tema importante en el caso de firmar el acuerdo seguramente tengamos mayores chances de comercializar un mayor volumen de productos.

Perspectivas para el sector
No se lo ve diferente en lo que tenemos hoy en cuestiones de comercio exterior, Argentina es un país donde la mayoría de los productos se comercializan en el mercado local y cuando tienen problemas de consumo en el mercado interno genera que la oferta tienda a irse al exterior, la baja de demanda produce excedentes de producción, sumado los precios relativos bajos en comparación a otros mercados internacionales lo que produce que las empresas busquen nuevos horizontes. Es factible haciendo futurología en este caso, ante este escenario de un mercado deprimido con un tipo de cambio que ya está en un nivel por encima de los precios de equilibrio, que se acentúe y esperemos con un viento a favor unos volúmenes más altos de exportación que los últimos años, donde se deberá prestar atención a la situación entre China y Estados Unidos para verificar el tamaño de la demanda. Nos ha pasado en otros momentos de nuestro país, con estos procesos pendulares de exportaciones por retracciones del mercado interno, el ultimo lo tuvimos en el periodo 2003-2007, donde el mercado internacional estaba pasando por un auge importante comercialmente lo que generaba con facilidad colocar los productos en el exterior, el próximo año es una incógnita en este sentido, sin embargo se puede mejorar la actuación que tiene Argentina en los últimos años en materia de exportación
La empresas han trabajo mucho en el mercado doméstico, el desafío es insertarlas en el mercado internacional, con lo cual esta actividad de exportación en lo micro en cada una de las empresas no se aprenda de la noche a la mañana, se necesita el apoyo estatal en tema de promoción de exportaciones, Argentina tiene que patear el tablero en este tema se deberia idear una planificación que intente proveer la oferta local hacia el exterior, esto es insisto promover exportaciones con una óptica local que en termino teóricos se llama bottom up de abajo hacia arriba; es decir las políticas de promoción de exportaciones tiene que estar apalancadas con los perfiles locales regionales de las empresas; analizando las necesidades, las potencialidades en función de todo esto empezamos a ver después en el mundo donde podemos colocar los productos argentinos, a partir de esto crear políticas de promoción impulsando la oferta argentina con la demanda internacional, esto se basa en programas de asistencia técnica, capacitación, creación de ofertas exportables, promoción internacional en aquellos mercados potenciales, programas que generen demanda en el consumidor de destino, Argentina tiene que posicionar los sectores en el exterior para que lo puedan conocer los consumidores finales que son los que finalmente demanda estos productos, para unir todas las fases del proceso exportador: primero la preparación local estrategica y después el impulso de la demanda, Argentina si quiere tener un flujo de dólares en los próximos años por el sector exportador, deberá tener en cuenta no solo lo competitivo de los niveles de precios que ayudan a las exportaciones, sin embargo la demanda tiene que ver con la calidad y el tipo de oferta que uno tenga, eso quiere decir muchas veces el consumidor en el mercado de destino no elige los productos porque son más baratos, sino porque le ingresa de diferente manera ya que tienen diferentes necesidades, así podemos ver que los celulares más vendidos del mundo son los más caros. Con lo cual el precio no es central, lo importante es armar ofertas muy sólidas atractivas y dirigidas a los sectores de consumo que tiene las empresas argentinas en los mercados de destinos, esto es una planificación de exportación que hay que desarrollarla desde cero y cambiar la óptica de la demanda por la oferta y la demanda.
Mariano Mastrangelo, especialista en Comercio Exterior