lunes 17 de diciembre de 2018
Las propuestas de Jair Bolsonaro y Fernando Haddad en la elección más polarizada en Brasil desde el retorno de la democracia

Las propuestas de Jair Bolsonaro y Fernando Haddad en la elección más polarizada en Brasil desde el retorno de la democracia

El candidato ultraderechista le sacó 15 puntos de ventaja en el último sondeo al líder izquierdista y definirían la presidencia en un impredecible ballotage

Los 147 millones de brasileños que componen el padrón electoral están convocados a las urnas para elegir el futuro administrador del destino de 202 millones de habitantes del gigante de América Latina.

Aunque la histórica polarización de “la izquierda contra la derecha” se mantiene, se observa que en estas elecciones la izquierda “esta más hacia la izquierda” y la derecha, también “esta mas a la derecha”.

Los candidatos que presentaron una visión moderada no han conseguido captar la preferencia electoral a la luz de lo que muestran las encuestas.

Las diversas encuestas electorales (XP, BTG, Datafolha y Pesquisas Paraná) señalan que la preferencia electoral por Fernando Haddad, mayoritariamente, esta en el elector de entre 16 y 24 años y con baja formación educacional (primaria completa e incompleta).

En la vereda opuesta, el elector de Jair Bolsonaro, mayoritariamente, entre 24 y 49 años, y su nivel educacional, de secundaria, completa e incompleta
En los últimos días las mismas empresas encuestadoras, mostraron un importante crecimiento del candidato Bolsonaro, y llamó la atención que la mayor subida se dio en el voto femenino, que hasta ese momento, rechazaba la posibilidad del votar en un candidato machista y homofóbico.

Propuestas de ambos candidatos

Al margen de las tradicionales propuestas respecto a mejorar la salud y la educación, se observan claras diferencias en las propuestas respecto a la seguridad, la economía y las relaciones internacionales.

Fernando Haddad

Llama la atención que en programa de gobierno de Haddad, aparece la figura de su candidata a la Vice-Presidencia, Manuela D´Avila junto con la foto del ex presidente Lula da Silva.

-Convocar a una Asamblea Nacional Constituyente para proponer una reforma política e institucional
-Creación del Plan Nacional de reducción de Homicidios con mas control de armas y municiones
-Igualdad salarial para hombres y mujeres
-Aumento de la participación del estado en la economía
-Crear un marco regulatorio para para comunicación social electrónica y restringir la formación de grandes conglomerados de prensa
-Estatizar y fomentar la creación de empresas publicas para cuestiones estratégicas del país
-Reforzar y aumentar la participación de la UNASUR en America Latina
-Revocar por ley o por decreto presidencial la reforma constitucional del —Congelamiento del gasto publico para el gobierno no esté atado a restricciones para poner a funcionar el país (esta reforma constitucional, determinó que el gasto publico solo puede aumentar en relación al índice de inflación del año anterior y busca llegar al equilibrio fiscal en el 2021)
-Revocar por ley o por decreto presidencial la ultima reforma laboral para que la relación de empleados y empleadores pase por el filtro del sindicato (en esta reforma se retiro el poder de los sindicatos, se reglamento el trabajo temporario, por productividad, el trabajo en el domicilio y se consiguieron reducir el 80% de los juicios laborales)
-Recuperar el Pre- Sal en que la empresa Petrobras, deberá participar de todos los contratos e inversiones vinculadas a la exploración de petróleo por debajo de los 7.000 metros de profundidad (el Congreso Nacional, determinó por Ley que Petrobras no tuviera que hacer parte de todos los contratos de exploración de petróleo del Pre- Sal para posibilitar inversiones internacionales habida cuenta que Petrobras había quedado sin recursos para invertir luego de la Lava Jato)
-Aumentar el sueldo mínimo por arriba de la inflación para ayudar a los que gana menos a recuperar el poder adquisitivo
-Bajar los intereses y aumentar las líneas de crédito para poner a funcionar la economía

Jair Bolsonaro

-Combatir la violación sexual y la pedofilia
-Controlar el contenido del plan de enseñanza para evitar adoctrinamientos políticas de todo tipo de la enseñanza publica
-Reflotar la ley contra la corrupción de los 10 puntos, propuesta por el Ministerio Publico Federal (se trata de un proyecto de ley que impulsado por fiscales del Ministerio Publico Federal, junto dos millones de firmas pero que, cuando llego al Congreso, fue cambiado por los legisladores perdiendo el objetivo de la lucha contra la corrupción)
-Realizar las reformas educativas necesarias para que Brasil dirija sus esfuerzos sobre el modelo de educación de Corea del Sur
-Aumentar la inversión en Ciencia y Tecnología
-Abrir las fronteras de Brasil, disminuyendo las barreras arancelarias y paraarancelarias y propiciar nuevos acuerdos bilaterales
(esta afirmación nos lleva a suponer que Bolsonaro podría proponer una reducción en los acuerdos del Mercosur para posibilitar que Brasil pueda hacer acuerdos con otros países y bloques, sin depender de la aprobación de sus socios en el Mercosur.
-Hoy el Mercosur es una Unión Aduanera y por ello, no es posible que los socios negocien individualmente. O negocian acuerdos en bloque o no negocian.
-Retrotraer el Mercosur a una Zona de Libre Comercio, posibilitaría la independencia en la negociación de cada país con terceros, sin perder los beneficios comerciales firmados, intrabloque)
-Disminuir la cantidad de Ministerios (Brasil tiene 29 Ministerios en la actualidad)
-Privatizar el sector de Gas Natural
-Garantizar la estabilidad macroeconómica buscando el equilibrio fiscal en el primer año de gobierno y el superávit fiscal en el segundo año de gestión
-Privatizar, concesionar y vender activos públicos que no sean estratégicos o que agreguen valor para aplicar esos recursos para reducir la deuda pública y consecuentemente reducir los intereses de la deuda y de esta forma disponer de recursos para inversiones públicas
-Combatir la política económica comunista y socialista para instrumentar el libre mercado

¿Qué modelo de país se vota en Brasil?
A diferencia de las elecciones presidenciales realizadas en Brasil desde el regreso de la Democracia, ganara “quien sume la mayor cantidad de votos contra el otro proyecto”.

El doctor en física Sergio Aricó explicaba que la única forma de equilibrar una fuerte presión en un sentido es con una presión equivalente en sentido opuesto. No se vota a favor de un candidato y sí contra la propuesta del otro candidato.
Fernando Haddad obtendrá los votos de quien, contrariado con un Bolsonaro machista, racista y homofóbico encuentra en el candidato de la izquierda la única forma que Bolsonaro no llegue el poder. Jair Bolsonaro obtendrá los votos de quien, temeroso que Brasil se aproxime al modelo Venezolano y el Partido de los Trabajadores retome el poder que le permitió vaciar el estado, encuentre en el “Donald Trump sin dinero”, la opción para evitar inclusive que el ex presidente Lula da Silva no solo sea indultado como pueda terminar como Jefe de Gabinete en una posible presidencia de Haddad.

Las cartas están echadas.
Todo indica que habrá una segunda vuelta entre la izquierda y la derecha de Brasil, pero no debemos descuidar la cantidad de votos blancos y nulos. Si el candidato Bolsonaro, crece en el voto por medio del conocido “voto útil” en que un elector votaría a un candidato del centro pero para que no gane el candidato que el no desearía nunca ver a cargo del ejecutivo brasileño, opta por votar en quien puede ganar, y si el voto blanco y nulo supera el 30%, es improbable pero posible que Bolsonaro gane en primera vuelta.

Seria la primera vez que esto ocurre desde el regreso de la democracia en Brasil. Una diferencia importante del pueblo brasileño en relación a nuestra conocida y famosa grieta argentina: Sea cual fuere el resultado y sea cual fuere el nombre del próximo Presidente brasileño, todos los brasileños tendrán como deseo, que quien gane, sea el mejor presidente que Brasil pueda tener, por el bien de todos.

Fuente: GUSTAVO SEGRÉ

BAE