lunes 17 de diciembre de 2018
La UE postergó para enero la aplicación de nuevos aranceles al biodiésel local.

La UE postergó para enero la aplicación de nuevos aranceles al biodiésel local.

Respiro. Esa es la palabra que repiten en la industria luego que la UE decidirá postergar la puesta de nuevos aranceles a la importación de biodiésel proveniente de la Argentina a la cual investiga dado que considera que recibe subsidios. Las autoridades de la Comisión Europea decidieron tomarse mas tiempo para recabar información. Este se dará a conocer en enero de 2019 con lo que se espera que los impuestos lleguen en febrero próximo.

Fuentes de la industria adelantaron que el arancel será del 30% lo que significará el cierre definitivo del mercado. Vale recordar que desde agosto pasado no salían más barcos con destino al viejo continente dado que se esperaba que los nuevos tributos arrancaran este mes.

En la actualidad la llegada del biocombustible a Europa paga una carga del 6,5%, ésto es luego que se diera marcha atrás en la denuncia por dumping una vez que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea fallara a favor de la Argentina.

En el caso de subsidios, la investigación arrancó en enero de 2018 luego de una denuncia presentada el 18 de diciembre de 2017 por el Consejo Europeo de Biodiésel (EBB, por sus siglas en inglés) que, a juicio de Bruselas, “presenta indicios suficientes de que los productores” argentinos “se han beneficiado de varias subvenciones concedidas por su gobierno”.

Por eso en mayo último, funcionarios de la Dirección General de Comercio de la Comisión Europea llegaron al país para recopilar información. Los técnicos recorrieron ministerios, bancos, industrias y oficinas de las distintas compañías, en búsqueda de datos que demuestren que el biocombustible local no sólo recibe subsidios sino también beneficios como es la entrega de créditos a tasas por debajo de las que se ofrecen a nivel mundial.

Europa considera que a la fecha con el actual volumen importado no se puede medir el impacto con lo cual estira el análisis y más aún con los cambios actuales de retenciones que en un principio habían pasado del 8% al 15%, pero luego todo se modificó y el derecho de exportación es ahora de $3 por dólar exportado.

Volverán entonces los envíos en octubre aunque las fábricas temen que las importadoras por miedo a que los nuevos aranceles sean retroactivos podrían hacer que caiga la demanda.

En definitiva la aplicación de aranceles desde febrero de 2019 es un hecho y llega luego de que EE.UU. imponga a la Argentina impuestos tanto por subsidios y dumping, frenando la exportación por alrededor de u$s1.200 millones.

En ese contexto la secretaria de Energía trabaja en la apertura del mercado interno en un mayor corte del biodiésel en su mezcla con las naftas por arriba del 10%, pero se le aplicaría impuestos. La medida divide a la misma industria y provincias.

Fuente: BAE