domingo 5 de julio de 2020
La tensión regresa al Mercosur, con debate del arancel externo común.

La tensión regresa al Mercosur, con debate del arancel externo común.

A pesar de la resistencia de los sectores industriales, tanto Brasil como Paraguay y Uruguay insistirán el miércoles en la reducción del arancel externo común (AEC), y la instrumentación del libre comercio automotriz en el 2030.

Fuentes oficiales adelantaron a BAE Negocios que «cuando parecía que los ánimos se habían calmado por el papel de la Unión Industrial Argentina (UIA) y la Confederación Nacional de la Industria (CNI), ahora los socios vuelven a la carga con la baja del arancel y el régimen automotriz».

De todas formas, la presión de las centrales industriales es muy grande y especialmente el gobierno brasileño de Jair Bolsonaro se está cuidando de no proponer una rebaja generalizada de aranceles, sino más bien focalizada en algunos segmentos y con menores recortes, apuntaron las fuentes a este medio.

El miércoles, habrá una videoconferencia donde la Argentina asumirá la posición menos ambiciosa y más racional en este contexto de pandemia, con las graves consecuencias económicas. «En cuanto al arancel externo, los socios volverán a pedir la revisión a la baja», aunque destacaron que «han evolucionado a ser más cautos y analizar la situación del arancel por sectores como lo ve la Argentina».
El otro eje es un «acuerdo Mercosur para el libre comercio automotriz intrazona» en 2030. Sin embargo, el problema principal es que «Paraguay no quiere prohibir la importación de autos usados, que Argentina y Brasil ya le reclamamos por considerarlo algo perjudicial», agregaron.
El 40% de los vehículos vendidos en Paraguay son usados y la red de intereses es grande. «Eso hace difícil las negociaciones. Nuestros autos no son competitivos ante un coreano o japonés usado, hoy al menos», detallan quienes al tanto de las rondas regionales en los últimos años.
Respecto de lo que puede ocurrir el miércoles,

«Se va a proponer un marco para que los acuerdos automotores bilaterales converjan en un régimen común y el sector automotriz entre al Mercosur», dijeron las fuentes. Cabe recordar que tanto los autos como la industria del azúcar tienen regímenes propios e independientes de la normativa del bloque; y que la Argentina y Brasil ya firmaron un acuerdo el año pasado que determina el libre comercio bilateral el 30 de junio de 2029.

Fuente: BAE