viernes 10 de julio de 2020
Intensifican el control sobre la exportación de granos y subproductos: cómo funciona el Registro de Contratos

Intensifican el control sobre la exportación de granos y subproductos: cómo funciona el Registro de Contratos

Hay una clara voluntad del Organismo Fiscal en intensificar el uso de herramientas que le permitan recabar datos del comercio internacional.

Históricamente el comercio internacional de commodities ha sido foco de atención del fisco Argentino en materia impositiva y aduanera, especialmente cuando dicha comercialización se realiza a través de intermediarios internacionales.

Esto se verifica en la industria de agroalimentos, cuando en el año 1932 tiene lugar la disputa por operaciones internacionales resumida en el juicio «La Anglo», un caso líder a nivel mundial, pasando más tarde por la llamada Ley de Granos (Ley 21.453) de 1976, para luego pasar a la incorporación de una regla de precios de transferencia específica para la exportación de commodities, conocida como el «sexto método» en 2004.

Actualmente, y en el marco de la reforma impositiva de la Ley 27.430 y su decreto reglamentario 1170/18, se introdujeron cambios relevantes en el régimen de Precios de Transferencia relativos a las operaciones en las que intervenga un intermediario internacional.

En dicha reforma se incorpora una nueva normativa que establece que cuando se trate de operaciones de importación o exportación de mercaderías en las que intervenga un intermediario internacional que no sea, respectivamente, el exportador en origen o el importador en destino de la mercadería, se deberá acreditar que la remuneración que éste obtiene guarda relación con los riesgos asumidos, las funciones ejercidas y los activos involucrados en la operación, siempre que se verifique alguna de las siguientes condiciones:

a) Que el intermediario internacional se encuentre vinculado con el sujeto local;

b) Si el intermediario internacional no fuese vinculado, que el exportador en origen o el importador en destino se encuentre vinculado con el sujeto local.

Para el caso de las operaciones de exportación de bienes con cotización en las que intervenga un intermediario internacional que cumplimente alguna de las condiciones de vinculación referidas en el párrafo anterior, o se encuentre ubicado, constituido, radicado o domiciliado en una jurisdicción no cooperante o de baja o nula tributación, los contribuyentes deberán realizar el registro de los contratos celebrados con motivo de dichas transacciones ante la AFIP, de acuerdo con las disposiciones que determine la reglamentación, el cual deberá incluir las características relevantes de los contratos como así también, y de corresponder, las diferencias de comparabilidad que generen divergencias con la cotización de mercado relevante para la fecha de entrega de los bienes, o los elementos considerados para la formación de las primas o los descuentos pactados por sobre la cotización. De no efectuarse el registro correspondiente en los términos que al respecto establezca la reglamentación o de efectuarse pero no cumplimentarse lo requerido, se determinará la renta de fuente argentina de la exportación considerando el valor de la cotización del bien del día de la carga de la mercadería, incluyendo los ajustes de comparabilidad que pudieran corresponder sin considerar el precio al que hubiera sido pactado con el intermediario internacional.

A los efectos de dar cumplimiento al requisito de registración de los contratos, con fecha 30/12/2019 la AFIP publicó la R.G 4653/19, a través de la cual se establece la forma, plazos y condiciones para registrar no sólo los contratos de exportación de bienes agrícolas con cotización en los que intervenga un intermediario internacional sino a todas las operaciones de exportación de este tipo de bienes ya que la reglamentación del impuesto a las ganancias, extendió la obligación de registrar los contratos a las exportaciones referidas a bienes con cotización, aunque se trate de exportadores exentos del impuesto e intervenga o no un intermediario.

Lo interesante de la norma es que demuestra la interacción de distintos organismos del Estado, ya que da por cumplida la obligación respecto de los datos ya informados en la presentación de la Declaración Jurada de Venta al Exterior (DJVE) en los términos dispuestos por la Resolución N° 128/19 y su modificatoria, del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca (DJVE Aprobada – Estado “SALIDA”) e incorpora un formulario, el F. 1450 CONTRATO DE EXPORTACIÓN BIENES AGRÍCOLAS CON COTIZACIÓN”, a los fines de completar los datos exigidos por la reglamentación y no incluidos en la DJVE.

El archivo conteniendo el formulario aludido en el párrafo anterior deberá transferirse electrónicamente -en formato “pdf”- a través del Sistema Informático de Trámites Aduaneros (SITA) disponible en el sitio “web” institucional (http://www.afip.gob.ar), con Clave Fiscal habilitada como mínimo con nivel de seguridad 3, obtenida según el procedimiento dispuesto por la Resolución General N° 3.713 y sus modificatorias.

A tal efecto, el sistema requerirá el código identificador asignado a la Declaración Jurada de Ventas al Exterior (DJVE) por el Sistema Informático Malvina (SIM), a fin de vincular ambos formularios.

Como constancia del cumplimiento de la registración del contrato de exportación, el sistema emitirá un acuse de recibo conteniendo un número identificador, que quedará vinculado a la citada declaración jurada.

Dicha obligación deberá cumplirse hasta el séptimo día posterior a la aprobación de la Declaración Jurada de Ventas al Exterior (DJVE) -Estado Salida- correspondiente a la operación de exportación de que se trate.

Recordamos que la RG 4653 resulta de aplicación desde el 1° de enero de 2020.

Comentarios finales
Se observa una clara voluntad del Organismo Fiscal en intensificar el uso de herramientas que le permitan recabar datos y acopiar documentación e información para el control de los negocios internacionales. Entre los propósitos perseguidos por la nueva norma, desde ya tendrá que ver con una mayor profundización en los procesos de fiscalización vinculados con la revisión de los precios de transferencia en operaciones de comercio exterior y más precisamente en el de productos agrícolas, las que ahora se encuentran sujetos a la obligación de registro.

Asimismo, puede estar en el espíritu de las nuevas autoridades monitorear que no se lleven a cabo transacciones entre subsidiarias de las exportadoras radicadas países de baja o nula tributación y/o a precios no compatibles con los del mercado. Algunos años atrás habían surgido controversias al respecto, cuando las empresas radicadas en el país, exportaban productos a las filiales en Uruguay y desde allí al destino final en Europa o Asia.

Es probable además que se pretenda un mayor control respecto de los tributos relacionados a las exportaciones, sometidos a regímenes de reintegro por parte de la AFIP -cuya devolución respondía a los gastos y compras relacionados con los despachos o embarques-. A partir de la RG 4653 existen además los datos de la operación que da origen –contrato- y por lo tanto es posible realizar cruces de información adicionales.

Estas medidas son iniciales y fueron tomadas a menos de un mes de la asunción de las nuevas autoridades nacionales, creemos que se irán ampliando los controles y cruces de datos a medida que se avance en la gestión.

Como expresáramos en otros análisis, la carga administrativa que conllevan estas obligaciones es soportada por los contribuyentes, quienes debe disponer o hacerse de recursos para su cumplimiento.

Anhelamos que las acciones del organismo de control sean para propiciar mejores condiciones para la exportación y facilitar la operatoria en la que toma intervención el Fisco.

* Dres. Darío Moreira, División Fiscal Agronegocios, y Juan Pablo Casoetto, Dpto. de Precios de Transferencia, del estudio Lisicki Litvin & Asociados.

Fuente: Despachantes Argentinos