sábado 22 de septiembre de 2018
Guiño al campo: Macri prometió que las retenciones no serán permanentes y pidió “un último esfuerzo”.

Guiño al campo: Macri prometió que las retenciones no serán permanentes y pidió “un último esfuerzo”.

En un intento de acercamiento al sector luego de los cambios en retenciones, el presidente Mauricio Macri encabezó la apertura de la Jornada Nacional del Agro 2018 y destacó la “garra del campo”.

En el acto organizado por Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) en el Palacio de Aguas Argentinas, el mandatario hizo referencia al impuesto a las exportaciones, al que definió como “perverso” y “malísimo”.

“Dada la emergencia, les he tenido que pedir a los que tienen mayor capacidad en la sociedad, a quienes hoy pueden exportar, un esfuerzo temporal con un impuesto que es malísimo, perverso, porque justamente va en contra de lo que queremos: desarrollar cada economía regional orientada a la exportación, creando empleo privado de calidad”, aseguró el mandatario.

También reconoció que el Gobierno no ha podido “erradicar la inflación”.
“Hoy todos comentamos las tasas de interés que castigan a nuestras pymes. Esto pasa por un Estado desequilibrado que se lleva toda la plata que hay y nos somete al flagelo de la inflación, que no hemos podido erradicar, porque tenemos que erradicar el problema estructural”, dijo el primer mandatario.

Sin embargo, pidió un “último esfruerzo temporal” de los productores porque las retenciones van “en contra de lo que queremos, que es desarrollar cada economía regional, orientada no sólo al mercado interno sino a la exportación”. Y habló del “valor de la palabra” e insistió en “no aflojar”.

Además, expresó que el sector agropecuario está “haciendo gala de esa garra de apostar al futuro” porque “están yendo por la revancha del trigo”, tras remarcar el “año difícil por la peor sequía” que padeció el campo después 50 años que afecto a los productores.

Luego señaló que desde diciembre de 2015 el Gobierno simplificó los tramites y redujo de 1800 a 300 los aranceles al sector.

Destacó que “juntos hemos abierto 150 mercados” en el exterior en tan solo dos años medio cuando “esto lleva a veces lustros”.

Dijo que “los desafíos que nos tenemos que plantear tienen que ser muy grandes porque el mundo, como nunca antes, nos mira y espera mucho de nosotros”. Y recalcó que en la cumbre de líderes del G20 “plantearemos que los argentinos queremos ser parte de una solución y de una demanda global, que es la seguridad alimentaria”.

Asistieron al acto el vicejefe de Gabinete, Andrés Ibarra; el secretario de Agroindustria, Luis Etchevehere, y el secretario general de la Presidencia, Fernando De Andreis. Los secretarios de Agricultura, Ganadería y Pesca, Guillermo Bernaudo, y de Infraestructura y Política Hídrica, Pablo Bereciartúa, y el director del INDEC, Jorge Todesca, así como el ministro de Agroindustria de la provincia de Buenos Aires, Leonardo Sarquís, y el presidente de AYSA, José Luis Inglese.

También dijeron presente los titulares de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Dardo Chiesa, y de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Daniel Pelegrina.

Vale recordar que Chiesa respaldó en una carta abierta las medidas impulsadas por el Gobierno para reducir el gasto.

El ruralista dijo que el planteo del Gobierno de disminuir el déficit fiscal “está respaldado por CRA” desde sus principios fundacionales. “Un Estado deficitario que se ha tornado imposible mantener”, dijo.

En ese sentido, dijo que déficit fiscal cero, ajuste del estado, achicamiento de estructuras necesita indefectiblemente a un sector privado pujante y proactivo que genere actividad económica, brinde oportunidades y absorba con empleo genuino toda esa gente que debe dejar el estado.

Y aclaró que “las nuevas medidas que reimplantan el sistema de derechos de exportación, para todos los productos exportados del país, va en contra de esta necesidad básica de tener un sector privado proactivo en inversiones”.

Un año dificil, con “tormentas”

Durante su ponencia, el Presidente remarcó la necesidad de “terminar con 70 años de engaños, de frustraciones, de no enfrentar la realidad, que nos ha llevado a creer que somos muy vivos, viviendo de prestado para después no cumplir con aquellos que nos prestan”.

“Por eso, en esta transición que trabajamos con los gobernadores y los intendentes, con toda la autoridad que tienen ustedes y todos los actores de la exportación argentina, tienen que decir ‘señores, queremos ver que se hagan las reformas estructurales’”, puntualizó Macri.

Más adelante, advirtió que el país atravesó “un año difícil” por causa de “la peor sequía en más de 50 años que afectó no sólo a los productores, sino a sus pueblos, sus comercios, a toda la industria que rodea al campo”.

Entonces volvió con la metáfora de la tormenta. “Tuvimos una serie de tormentas externas y alguna interna, que también han tenido distintas consecuencias, dependiendo del sector”, añadió el Jefe de Estado.

En otro apartado destacó que “en esta tarea que hemos emprendido de llegar a un equilibrio presupuestario, de empezar una baja permanente y constante de la inflación, nos va a traer un sistema financiero que empiece a ayudar y a acompañar a los que pueden crecer y desarrollarse”.

E indicó que ese objetivo hay que llevarlo a cabo “en todos los sectores” y mencionó la importancia de que la Argentina disponga de “convenios laborales modernos, mirando lo que han hecho en el mundo, para que haya más trabajo de calidad” en el país.
Fuente: IProfesional