domingo 18 de febrero de 2018
Foro China-CELAC: China y LAC se proponen construir un nuevo futuro para sus relaciones Foro China-CELAC: China y LAC se proponen construir un nuevo futuro para sus relaciones

Foro China-CELAC: China y LAC se proponen construir un nuevo futuro para sus relaciones Foro China-CELAC: China y LAC se proponen construir un nuevo futuro para sus relaciones

Concluye exitosamente en Chile la II° Reunión Ministerial del Foro de China y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Foro China-CELAC) en la que participó el ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi. El Foro, nacido en Beijing en enero de 2015 responde a una iniciativa diplomática del presidente chino, Xi Jinping, dirigida a generar una plataforma que permita el desarrollo de una cooperación integral y de más estrechas relaciones entre China, Latinoamérica y el Caribe, que constituyan un nuevo modelo de vínculos internacionales de cara al futuro.

Durante el lanzamiento oficial del Foro, el presidente chino, Xi Jinping, había instado a que tanto China como la CELAC acelerarán la construcción del foro, en la convicción de que con una cooperación más estrecha el efecto resultante sería que “uno más uno es más que dos”.

Desde entonces la cooperación bilateral ha permitido obtener importantes logros siguiendo la hoja de ruta acordada en el Plan de Cooperación China-Estados Latinoamericanos y Caribeños (2015-2019).

En ese contexto, China ha respondido a su compromiso de conceder préstamos preferenciales y especiales para infraestructuras en la región, lo que permitió impulsar 80 proyectos civiles en diversos países de América Latina y el Caribe. Asimismo, el Banco Asiático de Inversión en Infraestructuras (BAII) aprobó el ingreso de Ecuador, sumando ya siete países latinoamericanos como miembros del organismo multilateral auspiciado por China.

En 2017, tras varios años de recesión económica y reducción de las exportaciones, América Latina y el Caribe tuvieron una cierta recuperación, entre otros factores, por un 30% interanual de aumento de las importaciones chinas desde la región. Según estadísticas oficiales, sólo entre enero y noviembre de 2017, el volumen comercial entre China y los países de Latinoamérica y el Caribe tuvo un incremento del 18,3 % alcanzando los u$s 233.760 millones.

Teniendo en cuenta su importante potencial como región en desarrollo, América Latina y el Caribe está gozando de una consideración especial en la actual diplomacia de China. Sólo en los últimos cinco años, el presidente Xi realizó tres viajes a la región visitando diez países. Las relaciones bilaterales han tomado un nuevo sesgo desde la llegada en 2012, de una nueva generación de líderes chinos, y se orientan hacia la construcción de relaciones de beneficio mutuo y la búsqueda conjunta de un sistema de gobernanza global más equitativo que permita asegurar un futuro de cooperación y equilibrio para toda la humanidad.

Según Chen Yuanting, directora del Instituto de América Latina (IAL) de la Academia de Ciencias Sociales de China, esas relaciones tienen una creciente significación estratégica y China desempeña un rol predominante en este proceso, dirigido a alcanzar “nuevos logros en la cooperación integral entre China y Latinoamérica y el Caribe, aumentando la confianza en la consecución de consensos estratégicos sustantivos”.

En el mismo sentido se ha expresado el director del Centro Regional de los Institutos Confucio para América Latina y el Caribe, Roberto Lafontaine, organizador del Seminario “Fortaleciendo lazos a través del Pacífico” que convocó a ex Embajadores Chinos en América Latina y Latinoamericanos en China en el marco de la II Reunión Ministerial del Foro: “Las estrechas relaciones que China ha mantenido con los países de la región han alcanzado un nivel de socio estratégico, se han acrecentado y existe un alto nivel de acercamiento político, económico cultural y comercial”.

La Reunión de Ministros ha dejado como conclusión que las relaciones entre China y América Latina y Caribe se encuentran en el mejor momento de su historia y existe una enorme disposición a estrechar aún más esos vínculos. La región en su conjunto ha acentuado su interés hacia China y una prueba de ello es el respaldo creciente a la iniciativa de la Franja y la Ruta entendida hoy no sólo como una extraordinaria concepción estratégica china sino a la región como una “extensión natural” de la Ruta Marítima de la Seda del Siglo XXI, tal como quedó reflejado en los acuerdos firmados en noviembre de 2017, durante la visita del presidente de Panamá a China.

Para los expertos, las razones de un mayor acercamiento entre China y Latinoamérica y el Caribe radica a corto plazo, en mutuas necesidades complementarias y en el largo plazo, en los problemas que plantea la gobernanza global. China necesita a Latinoamérica y el Caribe como un socio importante para impulsar la construcción de un nuevo tipo de relaciones internacionales y la región manifiesta su voluntad de cooperación con China en un mundo que demanda una transformación en busca de un orden mundial más justo. Ello se ha puesto de manifiesto en la acción conjunta en organismos multilaterales globales como ONU, G20, APEC, OMC y BRICS.

La Agencia de Noticias Xinhua, señala que la directora de Estudios Latinoamericanos del Instituto de Relaciones Internacionales Contemporáneas de China, Wu Hongying, considera que el Foro ha fortalecido los intercambios entre China y todos los países de América Latina y ofrece una nueva y gran plataforma para la cooperación sino-latinoamericana: “Antes la cooperación se centraba principalmente en el comercio y la inversión, pero en los últimos años, ambas partes han fortalecido la cooperación en sectores como finanzas, energía, agricultura e infraestructura”.

Según el ministro Wang Yi, a través del Foro se espera lograr “una articulación estratégica de mayor nivel entre China y la región en la construcción conjunta de la Franja y la Ruta, promoviendo la cooperación práctica sino-latinoamericana en todas las dimensiones, consolidando la base de opinión pública en la cooperación sino-latinoamericana y forjando una cooperación que constituya un renovado ejemplo de la cooperación Sur-Sur en la construcción conjunta de la Franja y la Ruta”.

Ante las oportunidades de desarrollo de China y su trascendente rol en la gobernanza global, los países latinoamericanos esperan participar en la Iniciativa de la Franja y la Ruta y consideran que se abre un nuevo y esperanzador camino para la cooperación bilateral futura.

En opinión de los expertos, uno de los objetivos más importantes es alcanzar un desarrollo sostenible, equilibrado e inclusivo centrando la innovación en ámbitos como las pequeñas y medianas empresas, la economía digital y la alta tecnología. Y a la vez, explorar todo el potencial de crecimiento en comercio, incrementar su volumen actual, promover la cooperación en capacidad de producción, mejorar la estructura comercial y aprovechar plenamente las ventajas en el desarrollo del comercio, la inversión y las finanzas para elevar el nivel de inclusión de la cooperación comercial sino-latinoamericana.

Fuente: Agencia Xinhua