viernes 13 de diciembre de 2019

Exporta fácil», un sistema necesario

Según datos oficiales, son 603.000 pequeñas y medianas empresas (PYME ) en todo el país, que representan 99 por ciento de las empresas nacionales y 60% del empleo nacional, las que son un motor importante de la economía argentina.

El impacto de la evolución de las PYME en la economía es central. Toda facilidad que se pueda brindar a este grupo de firmas para que exporten, será de vital importancia para las mismas.
Desde 1999, existe un régimen denominado «Exporta Fácil» en varios países de América latina que colabora con las ventas al exterior de las PYME. En nuestro país, sin embargo, aún no fue implementado algo similar.

Las pequeñas empresas argentinas tienen algunas dificultades para exportar cuando necesitan enviar al exterior mercadería con un valor bajo debido a varios factores:
Costo del trámite de la exportación. Cuando tiene un valor de menos de 1000 dólares, el costo puede representar más de 20% del total

Se tratan de pequeños envíos iniciales que con el tiempo pueden transformarse en habituales y de mayor cuantía, pasando a enviarse por el régimen general

No tiene un régimen aduanero especial para este tipo de envíos

Con la implementación de un régimen Exporta Fácil, se pueden concretar varios objetivos importantes como:
Aumentar las exportaciones y el ingreso de divisas

Mejorar la competitividad de las PYME y su impacto en el empleo

Acrecentar el volumen de encomiendas remitidas por el Correo Argentino, atendiendo que en todo el mundo el negocio postal se traslada desde las cartas, hacia las encomiendas y el transporte de mercaderías. En este marco global es esencial generar políticas para ampliar ese mercado y paralelamente potenciar las ventas al exterior

Fomentar el comercio electrónico desde la Argentina hacia el mundo. Hoy Estados Unidos y China venden por este medio más del doble de lo que exporta nuestro país en todo concepto

Las diferentes cámaras empresariales de PYME tienen un reclamo respecto de las exportaciones de menor cuantía en donde el costo del despacho de aduanas suele ser excesivo, imposibilitando la concreción de la exportación, perdiendo mercados interesantes para las pequeñas empresas, tanto por los costos como por la demora en los trámites.

Esta problemática existía en varios países de América latina, siendo Brasil el que diseñó una solución de tipo integral, que luego fue copiada y mejorada por otros países como Perú, Chile, Ecuador y Colombia donde existen sistemas del tipo Exporta Fácil, y por los cuales la pequeña empresa con su factura y una simple declaración a través de Internet, puede exportar la mercadería de manera fácil y eficiente, cuando utiliza el sistema nacional de correo.

Brasil exportó más de 200 millones de dólares por este sistema. Luego de adaptar el sistema, otros países le agregaron importantes innovaciones que lo mejoraron aún más.

Incluso en algunos países como Ecuador, el correo estatal brinda una tarifa especial para este tipo de envíos, y en el sitio web consta un «cotizador de envíos» en donde se le calcula al exportador el impuesto a pagar y el costo del flete.

La idea de crear un régimen ágil y fácil, puede ser de gran colaboración para la internacionalización de las PYME.

Brasil lo tiene desde 1999, Perú desde 2007, y desde esa fecha lo han establecido Ecuador, Colombia, Chile, Uruguay y Panamá.

Componentes

El sistema Exporta Fácil, consta de 3 partes fundamentales:

1) Declaración del exportador, que se realiza vía web, y la cual funciona como «Declaración aduanera» a los efectos de autorización y control.

2) Un sistema de envíos por correo en donde puede participar la empresa estatal de correos, brindando un apoyo logístico y de asesoramiento para eficientizar el arribo de mercaderías a destino.

3) Asesoramiento de las agencias estatales de promoción a la exportación que colabore y motive al exportador para conseguir nuevos mercados, evitar los errores más comunes en el comercio internacional, posibilitar el cobro de las ventas efectuadas, y muchos servicios más. En la Argentina podría ser la Fundación ExportAr.

El autor es magíster y docente en la Universidad Nacional y Católica de Córdoba

Fuente: Comercio Exterior La Nación