viernes 14 de diciembre de 2018
El Pacífico y el Atlántico.

El Pacífico y el Atlántico.

Los países del Pacífico como Chile, Perú, Colombia y México han conformado la llamada Alianza del Pacífico. Se trata de cuatro países a los cuales les está yendo mucho mejor que a los del Atlántico, especialmente, Argentina, Brasil y Venezuela. Deberíamos preguntarnos por qué. No para imitar lo que ellos están haciendo sino observar y analizar qué es lo que hacemos nosotros. Y lo que hace cada grupo es muy diferente. Por ejemplo, el Mercosur tiene un alto promedio de derechos de importación que ronda no menos del 14 por ciento. Pero no es eso solamente, además tenemos licencias previas no automáticas, numerosas trabas adicionales al comercio, derechos de exportación y otros obstáculos al comercio. Chile y Perú desde hace años, sobre todo el primero de ellos, tienen aranceles únicos y bajos a la importación (6 y 5 por ciento), son aperturistas y además han realizado muchos acuerdos de libre comercio con países poderosos (Estados Unidos, Unión Europea, Canadá, China y otros). En el caso de Chile este país ha realizado y tiene vigentes acuerdos de libre comercio con países que suman el 89 por ciento del Producto Bruto Interno mundial. La Argentina tiene acuerdos con países que solamente suman el 9 por ciento. Esto lo dice todo.

Pero no todos los países del Atlántico andan tan mal como los tres citados que, además, son los más grandes. En Uruguay por ejemplo, la inflación anual es de poco más del 6 por ciento, algo que Argentina ha alcanzado en tan solo un mes.

Paraguay ya es otra historia. He estado muchas veces en Paraguay desde hace más de cincuenta años y he podido ser testigo de su avance. Por ejemplo, recientemente ha concretado la primera emisión de un bono de deuda en moneda local a 10 años de plazo en el mercado doméstico pagando una tasa del 7,61 por ciento nominal anual. El bono captó 30.000 millones de guaraníes (unos 5 millones de dólares) y fue colocado en su totalidad.

Paraguay tiene una tasa anual de inflación del 4 por ciento, siendo el promedio de 3,5 por ciento en los últimos años, sus cuentas están ordenadas por una ley promulgada en el año 2012 llamada de “Responsabilidad Fiscal” que estableció límites al crecimiento del gasto público y al déficit primario.

Fuente: TodoComex