lunes 22 de julio de 2019
El costo logístico subió 8% en marzo y acumula un 11% en el primer trimestre.

El costo logístico subió 8% en marzo y acumula un 11% en el primer trimestre.

La Universidad Tecnológica Nacional (UTN), a través del Centro Tecnológico de Transporte, Tránsito y Seguridad Vial, informó que los costos logísticos subieron el 8,1% en marzo, mientras que en el primer trimestre se incrementaron un 11,1%.

De acuerdo con los datos aportados por la Cámara Empresaria de Operadores Logísticos, en marzo las subas alcanzaron el 6,1% si no se consideran los costos del transporte. En tanto, la distribución «con acompañante» tuvo un salto del 7,2%, y «sin acompañante», aumentó 7,79 por ciento.

«Durante este mes, volvió a darse un cóctel explosivo de incrementos en los costos medibles que afectan a todos los niveles de servicio», indicó la UTN, en base al estudio de la cámara logística. En el historial de estas mediciones, «resulta difícil encontrar una combinación de variaciones tan elevadas y en tantos componentes». En esta ocasión, el mayor impacto se produjo por la suba de tarifas en combustibles (al igual que en 2018, entre las mayores alzas); la incidencia de la última cuota de la paritaria del año pasado y, adicionalmente, el crecimiento de otros drivers cuyos precios están ligados al tipo de cambio, como el alquiler de equipamiento o el «film stretch», entre otros.

Para el primer trimestre de 2019, los indicadores alcanzaron los siguientes incrementos: los costos globales de transporte crecieron 11,1%, y excluyendo el valor del transporte, el 8,09 por ciento. El gasto de la distribución «con acompañante» llegó a 9,71%, y sin acompañante, trepó a 11,80%.

En el informe de la UTN, se observa un comienzo de año con altos niveles de aumento en los costos, con una marcada influencia de la suba de combustibles, que distorsiona las matrices de medición y genera significativas diferencias entre los indicadores. A la permanente suba de costos de las operaciones, hay que agregar la baja en el consumo interno que, a su vez, provoca una notable caída del uso de los recursos y aumenta el costo por ociosidad.

El trabajo académico, además, consigna «las desmesuradas tasas de interés para financiar el capital de trabajo y las inversiones necesarias»; y los altos costos impositivos, nacionales, provinciales y municipales.

Fuente BAE