lunes 17 de diciembre de 2018
DEFINICIONES EN ESTADOS UNIDOS, JAPÓN Y BRASIL.

DEFINICIONES EN ESTADOS UNIDOS, JAPÓN Y BRASIL.

La semana pasada cerró con el dato sobre el PIB de Estados Unidos del segundo trimestre, que registró una suba de 4,1%, según informó el viernes el Departamento de Comercio. Fue el mayor incremento en casi cuatro años y un avance significativo frente al 2,2% anotado en el primer cuarto del año.
 
Entre los analistas predomina la visión de que en los próximos trimestres el ritmo de crecimiento será menor porque ya no se sentirán con tanta intensidad los efectos expansivos sobre el consumo de la rebaja de impuestos pero se estima que el PIB subirá, al menos, 3% este año. De todas maneras, y más allá de los deseos del Gobierno, será difícil sostener ese nivel en los próximos años dado el envejecimiento poblacional y el moderado aumento de la productividad. El actual ciclo de crecimiento es uno de los más prolongados de la historia, pero a tasas mucho más modestas que en las expansiones anteriores.
 
Los datos de crecimiento aseguran que la Reserva Federal seguirá con su estrategia gradualista que, según el mercado, llevará a que suba la tasa de interés en dos oportunidades más antes de fin de año.
 
Lo que viene
 
En la semana que se inicia habrá mucha información relevante sobre la economía europea. Se conocerán los índices de sentimiento económico y confianza del consumidor. Hoy es clave porque se difundirán los datos sobre el PIB del segundo trimestre, la tasa de desempleo de junio y la inflación de julio.
 
En cuanto al nivel de actividad, se espera que se haya registrado un leve repunte con una suba del PIB de 1,6% luego de un flojo arranque del año que sorprendió a los analistas tras el buen desempeño de fines de 2017. La brecha entre el crecimiento de Estados Unidos y Europa en el segundo cuarto del año fue muy pronunciada y explica, en parte, las diferentes políticas monetarias. En cuanto al índice de precios se estima que la variación se mantendrá por encima del 2%, superando la meta del Banco Central Europeo que tiene margen para mantener una política de retiro de los estímulos monetarios muy gradual dado que la inflación núcleo sigue en niveles bajos.
 
A su vez, hoy en Estados Unidos, se conocerá el índice de precios de los gastos en consumos personales, que es la medida de inflación que toma en cuenta la Reserva Federal para definir su política monetaria. Se espera que la suba del índice en junio se haya mantenido por encima de la meta de 2% que tiene la Fed. También se conocerán los datos sobre consumos e ingresos personales durante junio que mostrarían una expansión de 0,4% y 0,3% respectivamente.
 
Por otra parte, empieza la reunión de dos días de la Fed, pero no se espera que decida una suba de la tasa de interés, algo que recién haría en el encuentro previsto para septiembre.
 
El viernes se difundirán los datos sobre del mercado de trabajo en Estados Unidos. Los analistas esperan que la tasa de desempleo, que durante un tiempo estuvo en 3,8% pero que subió al 4% el mes pasado como consecuencia de que muchas personas se incorporaron al mercado laboral ante la posibilidad de conseguir un empleo, baje a 3,9%
 
Además de la Fed, otros tres bancos centrales definirán esta semana el rumbo de sus políticas monetarias. El martes lo hará el Banco de Japón, que es el único de los bancos centrales de peso en el mundo que hasta ahora mantuvo intacta su política de estímulos monetarios y al día siguiente se reunirá el Comité de Política Monetaria del Banco Central de Brasil, que no modificará la tasa Selic, que se ubica en el 6,5%. El jueves será el turno del Banco de Inglaterra.
 
En la región se destaca la información económica de Brasil. Hoy se conocerá el dato sobre el desempleo que según las proyecciones del mercado se ubicará en 12,6%. El miércoles se difundirán los números de la balanza comercial de julio que mostrarán un amplio superávit, aunque debería haberse reducido el bilateral con Argentina. Al día siguiente estará la información sobre la producción industrial de junio.
 
En Argentina, la Afip dará a conocer los datos de recaudación de julio que deberían mostrar el impacto de la menor actividad económica.
 
Fuente: El Economista