sábado 7 de diciembre de 2019
Datos negativos en EE.UU. encienden la mecha alcista para la soja y el maíz.

Datos negativos en EE.UU. encienden la mecha alcista para la soja y el maíz.

Cualquier traspié climático tendrá efecto negativo sobre la producción e impactará en los precios de los granos. 
Pronósticos de corto plazo dominan el mercado y generan cada vez más incertidumbre sobre la tendencia de los precios.

Los cultivos de soja y de maíz en Estados Unidos siguen su evolución con un considerable atraso respecto a lo normal para esta época del año. Este puede ser el principal factor de riesgo para la producción norteamericana, en una tendencia que se terminará de definir en las próximas semanas.

En el caso del maíz, apenas un 17 por ciento de los cultivos comenzaron la etapa de polinización, contra un 59 por ciento que ya estaban en ese estado hace un año. En la soja, el 22 por ciento de los lotes está en prefloración, cuando la cosecha pasada la proporción era el 62 por ciento.

Este fuerte atraso que se registra en el comienzo de prefloración y floración de ambos cultivos tiene como principal factor de riesgo la ocurrencia de alguna potencial sequía o elevadas temperaturas.

La clave es que estas etapas críticas definen el potencial de rendimiento. A su vez, en una mirada de más largo plazo, está el riesgo de ocurrencia de heladas tempranas al final de la primavera y comienzo del otoño en el hemisferio norte.

Volatilidad

Esta falta de definición de los rindes es uno de los factores que más influye en el actual comportamiento de un mercado de Chicago errático, con alta volatilidad y serrucho alcista; con fuertes subas ante el pronóstico de elevadas temperaturas y luego corrigiendo a la baja cuando las temperaturas no se confirman elevadas.

En estos momentos, la moneda está en el aire: pronosticar un escenario alcista o bajista para soja o para maíz, no sería un acto responsable. Pero sí se puede trabajar con hipótesis de ocurrencia climática y su impacto en los mercados.

Por ejemplo, tener muy en claro que el comienzo de los cultivos de verano en Estados Unidos no ha sido el mejor, con fuertes atrasos en las siembras, hectáreas que han quedado sin implantarse y una condición de cultivos que proyecta rindes de tendencia muy por debajo de los normales.

Por este motivo, el Usda ya redujo en Estados Unidos la cosecha de maíz en 30 millones de toneladas y, la de soja, en ocho millones.

Se trata de un arranque regular a malo en el que el futuro de los precios 2020 dependerá del clima sobre las planicies y el cinturón maicero americano.

Podemos confirmar que la mecha alcista ya está prendida. Y que para que los cultivos no sigan desmejorando su estado y potencial de rendimientos, se necesita un clima normal durante las próximas seis semanas.

Cualquier traspié climático tendrá efecto negativo sobre la producción y podrá ir acortando esta mecha alcista que se encendió en el mercado.

Mercado interno

En el plano local, la soja disponible va en busca de un nuevo piso de 230 dólares la tonelada, por lo que no hay que descuidar los precios de la soja enero 2019 a 243 dólares.

El problema es que tanta retención de la oleaginosa por parte de los productores, en el marco del contexto eleccionario, lo que pueden provocar es una corrida de ventas del grano disponible, apagando esta mecha alcista que puede venir del exterior.

El maíz, en tanto, se mantiene con tendencia sostenida. A pesar de la baja ocurrida esta semana, el disponible encontró un piso firme de 150 dólares la tonelada. Al respecto, no hay que olvidar que la posición futura julio en el Matba meses atrás cotizaba a 135 dólares la tonelada. Tampoco hay que perder de vista el maíz para la nueva cosecha (abril 2020) que hoy está cotizando en el Matba a 156 dólares. No es mal precio para ir cerrando margen.

En las próximas semanas, el primer dato que más impacto tendrá en los mercados será el resultado de las Paso. El segundo dato será el resultado de las elecciones de octubre. Y para no seguir haciendo hipótesis sobre hipótesis, dejemos el análisis hasta las Paso. Luego veremos cómo pueden seguir los mercados en función del resultado.

Fuente: Agrovoz