jueves 20 de septiembre de 2018
China llama a los miembros de la OMC a una coalición mundial contra el proteccionismo de EEUU

China llama a los miembros de la OMC a una coalición mundial contra el proteccionismo de EEUU

El gigante asiático no teme la confrontación comercial con EEUU y llama a los miembros de la Organización Mundial del Comercio (OMC) a luchar juntos contra el proteccionismo comercial de Trump

El representante permanente de China ante la OMC, Zhang Xiangchen, expresó su enérgica condena después de que Washington anunciara los aranceles sobre una lista de productos chinos por valor de 50.000 millones de dólares y sujetos a aranceles adicionales del 25% y llamó a los miembros de esa organización a crear una coalición mundial para contra el proteccionismo comercial que impulsa el presidente de EEUU, Donald Trump.

La lista tiene como objetivo alrededor de 1.300 productos chinos e incluye productos de las industrias aeroespaciales, de tecnología de la información y comunicación, robótica, medicamentos y maquinaria.

Beijing ha reiterado en repetidas ocasiones que la Sección 301 de la Ley de Comercio de 1974 (en plena Guerra Fría), que EEUU aplica ahora para acusar al país asiático de dumping, es una medida unilateral que viola las normas de la OMC. La medida estadounidense se fundamenta en la necesidad de “proteger la seguridad nacional” de su país, un argumento de triste historia que justificó todo tipo de crímenes.

Mientras tanto, Zhang Xiangchen afirmó que las medidas unilaterales de Estados Unidos contra China han socavado gravemente la fundación de la OMC y han puesto a la organización en un peligro sin precedentes.

El Consejo de Estado de China aprobó como respuesta imponer aranceles del 25% a 106 denominaciones de mercancías de 14 categorías importadas de EEUU, incluidos automóviles, soja y productos químicos.

El representante permanente de China ante la OMC así como la Embajada china en Washington señalaron que su país llevará la cuestión al organismo que regula el comercio mundial y seguirá tomando las medidas necesarias frente a las resoluciones unilaterales de EEUU.

El embajador chino en Estados Unidos, Cui Tiankai, dijo en una entrevista con China Global Television Network que esperaba que del lado estadounidense, primara el pragmatismo y una visión de largo plazo y reclamó que “se abstengan de ir más allá por un camino equivocado”.

La respuesta de la UE

En lo que podría ser una respuesta al llamado chino, la UE, a través del portavoz de la Comisión Europea, Daniel Rosario, anunció que analizará las medidas proteccionistas que EEUU impuso a las mercancías chinas para determinar si se corresponden con las normativas de la OMC: “La UE considera que las medidas (comerciales) siempre deben aprobarse en el marco de las reglas de la OMC (…) analizaremos si las medidas (de EEUU) se corresponden con las normas de la OMC”.

Asimismo, Rosario exhortó “a las partes a garantizar que las medidas comerciales correspondan con las normas de la OMC” y aseveró que la UE no apoyará las medidas que vayan en contra de las normas de la organización internacional.

La lógica de Trump expresada en el memorándum del 22 de marzo, es que la imposición de aranceles a las importaciones chinas es la respuesta a “la agresión económica de China” y estimó que esas medidas comerciales que su Gobierno está adoptando contra China deberían costarle unos 50.000 millones de dólares anuales a Beinjing.

La posición de China es firme. Como expresara Zhang Xiangchen en la OMC: “Lucharemos hasta el final si alguien provoca la guerra comercial”. Mei Xinyong, un experto del Instituto de Cooperación Comercial-Económica del Ministerio de Comercio de China, opina que su país no puede hacer concesiones y recuerda  las enseñanzas de Mao: “Llegar un acuerdo implica hacer concesiones. Mao Tse Tung dijo algo muy sabio con relación a las concesiones: la unidad se consigue solo por medio de la lucha. Si un país hace concesiones, esto puede incentivar los deseos excesivos de otro, empujarlo a presentar demandas extremadamente elevadas. Si China no muestra su capacidad de golpear e infligir un gran daño a su adversario, este no cesará sus ataques contra el país”.

China se ha mostrado hasta ahora extremadamente prudente en sus reacciones. Desde la llegada de Trump y pese a sus reiteradas agresiones y amenazas a China, tuvo una posición tolerante con el nuevo presidente de EEUU, tal como se mostró en la visita de éste a Beijing. Trató de no involucrarse en confrontaciones e incluso colaboró activamente con Washington para intentar resolver la cuestión norcoreana. Pero como señala el politólogo Andréi Súzdaltsev, China ya “no tenía otra opción. Beijing mostró que el tiempo de las concesiones, de la comprensión y de eludir el conflicto había llegado a su fin, pues EEUU está metiendo la mano en los bolsillos de su país. Ahora lo único que se puede esperar de las relaciones chino-estadounidenses es que empeoren”.

Fuente: MarcoTrade