sábado 22 de septiembre de 2018
China anuncia reducción de aranceles a coches importados.

China anuncia reducción de aranceles a coches importados.

Beijing anuncia la reducción de los aranceles a los automóviles importados, en medio de las negociaciones con Washington para evitar una guerra comercial.

El pre-acuerdo de la pasada semana entre China y EEUU para evitar una guerra comercial de enormes costos a ambas economías, empieza a generar medidas destinadas a rebajar las tensiones comerciales.

Apenas cinco días después de que las representaciones de máximo nivel de ambos países lograran pactar un “alto de fuego” en materia comercial y que el encargado de las negociaciones por parte de China, Liu He, asumiera el compromiso de incrementar de forma significativa las compras de productos estadounidenses, el Ministerio de Finanzas de China anunció ayer la reducción de los aranceles a los automóviles importados.

También del lado estadounidense se manifiesta cierta voluntad de que este “alto el fuego”, prospere. Las concesiones de Estados Unidos irían por la eliminación de la prohibición establecida sobre ZTE, el gigante chino de las telecomunicaciones, compañía a la que se le ha vetado hacer negocios con empresas estadounidenses, por haberle vendido tecnología a Irán y a Corea del Norte.

En las negociaciones, la delegación china dejó claro que era prioritario encontrar una salida a la compleja situación de ZTE, cuyos directivos en EEUU reconocieron haber provisto de tecnología a esos países considerados “estados canallas” por la ridícula nomenclatura de Washington, siguiendo la doctrina Bush jr.

La sanción comercial impide la operatoria de ZTE por siete años y superar esa situación ha sido una de las grandes prioridades de China dispuesta a que su empresa haga frente a las fuertes multas y a que relevara a su equipo directivo en EEUU, pero garantizando su provisión de componentes fundamentales para seguir operando.

ZTE se abastece de proveedores estadounidenses para fabricar teléfonos móviles, tuvo que suspender sus operaciones en mayo y paralizar sus ventas. La contrapartida a la eximición de la prohibición comercial sería un aumento sustancial en la compra de productos agrícolas estadounidenses por parte de China, con la consiguiente baja de aranceles, lo que beneficiaría a las comunidades rurales que han votado por Trump.

Aunque no se ha reflejado claramente en el documento conjunto que publicaron ambos países durante la conclusión de las negociaciones de la semana pasada, como siempre la incontinencia tuitera de Trump, lo dejó claro: “China comprará de nuestros agricultores tanto como puedan producir”.

El pacto de distensión está previsto que se firme durante el próximo viaje a Beijing del secretario de Comercio, Wilbur Ross, en la última semana de este mes.

Las autoridades china comunicaron que la rebaja en los aranceles a los vehículos automóviles fabricados en el extranjero, será de 10 puntos porcentuales (actualmente son del 25%) lo que reduce al 15% el monto de las tasas a pagar y a 6% el de componentes y piezas de recambio. La medida entrará en vigor el próximo 1 de julio.

La pronta disposición china es interpretada como una concesión a Washington en plenas negociaciones sobre su relación comercial, si bien ya en abril –en plena tensión– el presidente Xi Jinping había anticipado su intención de rebajar los impuestos de estos productos, teniendo en cuenta que Trump focalizaba en los automóviles sus denuncias contra prácticas abusivas chinas.

Aunque el presidente de EEUU planteaba una reducción de los aranceles equivalente a la tasa que aplica su país (2,5%) la disposición china –aunque alta– significa la primera vez en una década  en que la administración de ese país, recorta impuestos a la importación de vehículos extranjeros.

Fuente: MarcoTrade