viernes 22 de septiembre de 2017
Alivio industrial: frenan el el ingreso de bienes de Brasil hasta el año 2018

Alivio industrial: frenan el el ingreso de bienes de Brasil hasta el año 2018

Tras el reclamo de la Unión Industrial Argentina (UIA) de aplicar barreras no arancelarias a productos de Brasil, el Gobierno demorará la aprobación de licencias no automáticas (LNA) en plazos superiores a los 120 días ó 150 días en algunos bienes o hará uso de normas técnicas para dilatar las compras, es decir que las mercaderías recién entrarán al mercado local en el 2018.

Brasil aplica la misma herramienta para demorar el ingreso de productos locales

Aunque este fenómeno ya se venía observando en meses anteriores, el Gobierno resolvió extender esta metodología hasta el próximo año para que la balanza comercial bilateral resulte menos deficitaria en el 2017, justamente uno de los planteos que esgrimió la central fabril la semana pasada. Esto significa que todos los meses habrá dilaciones para el ingreso de productos de Brasil, así como está ocurriendo a la inversa, en una puja silenciosa y no aceptada por la OMC.

Fuentes oficiales confirmaron a BAE Negocios los rumores existentes en las zonas aduaneras, donde por caso, la aprobación de certificaciones para el paso de camiones superan el plazo máximo previsto por la OMC de 60 días. Cabe reseñar que Brasil aplica la misma herramienta y la UIA puso énfasis en este punto para pedir un endurecimiento en las políticas comerciales con el mayor socio.

Producto del déficit comercial récord, el Gobierno puso el foco, hace meses, en las licencias no automáticas para casos como las maderas, calzado, prendas de vestir, juguetes, y porcelanas y cerámicos. Si bien no se dieron detalles de qué productos quedarían afectados ahora y en el último trimestre, las fuentes consultadas indicaron que “serán los sectores más sensibles de la economía los que serán protegidos”.

La semana última, la UIA propuso la aplicación de barreras no arancelarias a las importaciones provenientes de Brasil, el principal socio comercial del Mercosur, ya que, entre enero y julio de este año, crecieron un 28% respecto de igual período del año pasado. “Una alternativa es avanzar en la implementación de medidas no arancelarias, particularmente en normas técnicas y estándares de calidad”, sugirió un informe del Centro de Estudios de la Unión Industrial Argentina (CEU), al advertir sobre el incremento de las importaciones de bienes industriales desde el país vecino.

El informe justifica que esa herramienta de política está siendo ampliamente utilizada por los países desarrollados y que Brasil también “ha tendido recientemente a replicarla”.

Lo que para Brasil fue un superávit comercial récord en julio, para Argentina representó el mayor déficit mensual bilateral de la historia, abultado por las compras de automóviles, que se reflejan en el alto consumo local, vehículos de carga y tractores al país vecino. El déficit comercial con Brasil alcanzó los u$s800 millones en julio, casi tres veces lo registrado hace un año atrás, según datos oficiales del país vecino.

Ese rojo consolidó un déficit acumulado de u$s4510 millones entre enero y julio (75,1% por encima de los primeros siete meses del 2016). El malestar de los fabricantes brasileños se comunicó por dos vías. Una, a través de canales diplomático y hacia Buenos Aires; y otra, a través de los agentes importadores que reportaron la información a la cámara CIRA.

Fuente: Bae negocios