jueves 3 de diciembre de 2020
ALADI pide respeto a reglas del comercio para proteger a países menos desarrollados.

ALADI pide respeto a reglas del comercio para proteger a países menos desarrollados.

ALADI pide respeto a reglas del comercio para proteger a países menos desarrollados.
MONTEVIDEO, 31 oct (Xinhua) — El secretario general de la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI), el uruguayo Sergio Abreu, reivindicó el multilateralismo y el respeto a las reglas del comercio para proteger, en especial, a los países pequeños y menos desarrollados.
En entrevista con Xinhua, Abreu, de 74 años, reconoció que la «ALADI está un poco subvaluada», sin embargo, el organismo es clave porque incluye «los acuerdos de alcance parcial como el Mercosur (Mercado Común del Sur), la Alianza del Pacífico y los acuerdos bilaterales».
«Lo que tratamos es rescatar este multilateralismo y las fuerzas de las normas» porque en el comercio internacional «se está perdiendo la seguridad jurídica, las reglas en la Organización Mundial del Comercio (OMC) y la ALADI», mencionó.
Abreu cuenta con una extensa trayectoria política en Uruguay que lo llevó a ser canciller, ministro de Industria y senador, y el pasado 17 de septiembre fue electo secretario general de para el período 2020-2023 por los 13 Estados miembros de ALADI (Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Cuba, Ecuador, México, Panamá, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela), fundada en 1980 con sede en Montevideo.
Como prioridades de su gestión, el también abogado mencionó el fomento del empleo con la reactivación del comercio intra-ALADI y extra-ALADI, recordando que la pandemia del nuevo coronavirus provocó la pérdida de 40 millones de puestos de trabajo en América Latina.
Otro prioridad será el desarrollo del comercio digital, por ejemplo, a través de la Expo ALADI, que sirve de vinculación entre importadores y exportadores y que este año se realiza de manera virtual, dijo.
La infraestructura y el desarrollo de la logística en América Latina, vinculado al transporte multimodal, son clave y hacen la diferencia para que un producto sea competitivo y se pueda exportar, sostuvo.
El Indicador Oportuno de Exportaciones Totales de Bienes-ALADI, que mide la evolución de las ventas de bienes de los países miembros al mundo, descendió un 23,9 por ciento interanual en el segundo trimestre del año.
En tanto, el indicador que refiere a las Importaciones Totales de Bienes-ALADI disminuyó un 31,6 por ciento interanual entre abril y junio de 2020.
El secretario general evaluó que la caída del Producto Interno Bruto (PIB) «ha sido trágica», y mientras los países más desarrollados tienen «espalda más fuerte» y recursos financieros las otras naciones no se encuentran en las mismas condiciones.
Consultado sobre un eventual empuje proteccionista ante la crisis por la pandemia, opinó que «la tecnología y la productividad ya tienen tal intensidad que eso impactará en un aumento de la pobreza».
«No hay posibilidades de decir ‘me voy a proteger’ como en las décadas de 1950 o 1960 con el sistema de sustitución de exportaciones», observó.
Los países que tienen «mayores dificultades a veces quedan expuestos a la administración de comercio entre grandes potencias que terminan perjudicando su acceso al mercado en bienes y servicios», advirtió.
En esa línea, Abreu destacó que «China es el principal exportador de bienes del mundo y el tercer exportador de servicios» y «eso da la pauta del nuevo escenario del comercio global y regional».
Sostuvo que la iniciativa china de la Franja y la Ruta apunta a la «productividad», resaltando que ofrece oportunidades a la región a nivel de infraestructura.
«La Ruta de la Seda va a ayudar por la competitividad, más lo que incorpora de valor en esos productos por la tecnología como con el 5G», afirmó.
«Tenemos que analizar estratégicamente cómo beneficiamos a nuestra gente», reflexionó.
Aseguró que el hecho de que «avance uno más que el otro no me preocupa, me preocupa que nosotros tengamos un poco más de equidad social y de bienestar social que ya no es un tema ideológico».
América Latina es una «reserva alimentaria» aunque es importante que a esa cadena de productos primarios se le agreguen servicios como la trazabilidad de animales y alimentos, dijo.
Valoró que la pandemia impactó con fuerza a las micro, pequeñas y medianas empresas (pymes) y a las economías informales, por lo que «mucha gente tiene que optar entre comer, vivir o enfermarse y a veces toma por el riesgo menor».
«Sin comercio no hay empleo y con la pérdida de empleos que tenemos la equidad social va a estar cada día más comprometida», opinó.
«Para los más chicos, los micro y pequeños empresarios, es una situación que solo se arregla con comercio y apertura. La competitividad es el eje de la superación de las economías de cada país», agregó.
Fuente: Xinhua español