lunes 21 de septiembre de 2020
Advierten por las tareas pendientes para impulsar el comercio exterior.

Advierten por las tareas pendientes para impulsar el comercio exterior.

Aumentar la cantidad y el monto de las ventas al exterior sigue siendo uno de los principales desafíos de la economía argentina. Existe cierto consenso alrededor de la idea de que en este campo las pymes tienen un inmenso potencial a explotar. Según un estudio elaborado por la consultora RGX, el 57% de las pequeñas y medianas empresas exportadoras locales tienen entre uno y cuatro mercados de destino. En rigor, sólo el 16% lo hace a más de 10 países, contra 24% en Chile o 29% en México. En el mismo relevamiento se detectó a esta variable como una de las mayores brechas que las separa de las grandes firmas.
El análisis da cuenta de que, sin dejar de lado los desafíos de competitividad que varios sectores de la producción afrontan, “resulta extremadamente necesario una mayor diversificación, más aún en el contexto de la pandemia internacional provocada por el covid-19”. En este punto, el informe destaca la oportunidad de ampliar los envíos a Japón, Noruega, Colombia e Israel. Para arribar a este diagnóstico se tiene en cuenta el potencial de volumen de importación, la evolución de las compras en los últimos 3 años, los aranceles, el desempeño logístico. También se considera el grado de apertura de fronteras de los países receptores.
El estudio, al que pudo acceder Ámbito, considera clave, a la vez, la “virtualización de las transacciones y la promoción internacional”. En esta línea, sostiene que “es muy poco viable acelerar exportaciones si no hay transaccionalidad y promoción en línea”. Según RGX, el 83% de las pymes exportadoras carece de ecommerce internacional en su web y el mismo porcentaje no utiliza plataformas b2b para comercializar sus productos”. Sumado a esto, el nivel de uso de internet como herramienta de promoción individual en Argentina es bajo en comparación con otros países. El 77% de pymes exportadoras no tiene capacidad transaccional en su sitio y el 8% de las empresas ni siquiera dispone un dominio propio. Asimismo, sólo un 23% utiliza plataformas para comercializar sus productos y un 48% no utiliza internet para realizar acciones de promoción internacional. Esto contrasta con la tendencia mundial de pequeños y medianos importadores de comprar directamente online en la web de su proveedor.
En este sentido, la consultora recomienda alianzas público privadas para potenciar la virtualización de exportaciones. Estas se podrían implementar mediante convenios con plataformas para crear espacios que representen al país en rubros competitivos, paquetes de empoderamiento digital para pymes, programas de aceleración digital de exportaciones, un marketplace con la marca del país y suites para rondas de negocios.
También se detectaron posibilidades de mejora en la logística exportadora. En Argentina, el 85% de las pymes no ofrece soluciones de entrega conocidas como intercom D, donde el exportador se hace cargo de los gastos derivados del transporte principal, asumiendo los riesgos que pudiera sufrir la mercancía durante su traslado. Además, el informe resalta que si bien el país no tiene una posición favorable en términos de distancia a los grandes centros de consumo, existe la posibilidad de aprovechar la flota de carga aérea y terrestre para implementar una política de subsidios y entrega internacional.
“El mundo ya no pide sólo que le envíen el producto, sino que además se lo entreguen directo al consumidor para evitar stocks”, resalta como conclusión la consultora, cuyos estudios de 2017 y 2018 indicaron que los importadores cambian a sus proveedores buscando mejores condiciones de financiación o en búsqueda de una solución logística de envío y entrega.
Fuente: Ambito